La verdadera muerte del cabo Fierro (Corrido Sudcaliforniano) La Paz, B.C.S.

 El 15 de mayo de 1914 el Cabo Fierro supo que los levantados en armas de BCS estaban en La Ribera, lugar hasta donde llegó envalentonado pero no contaba con la fina puntería del venadero Martiniano Núñez que le cerrojo un balazo con su maúser cayendo muerto al pie de la escuela…

La muerte del Cabo Fierro
— ¡Ahí viene m´jo con los orteguistas!– Denunció una voz salida del corral. El trajinar en la enramada que servía de cocina cambió de ritmo. La patrona salió de la casona para asomar su vista por el arroyo de Santa Catarina hasta distinguir a su hijo y a su compadre Martiniano Núñez, al lado de once jinetes.
Una vez desensillados los briosos machos, el Cabo Martiniano Núñez le ordenó a la tropa que descansaran con absoluta libertad pues, les dijo – Este lugar es seguro, tengan la plena seguridad que los federales no vendrán a molestarnos aquí – Luego se dirigió al papá de su compadre Pedro Orozco González, dueño del rancho Santa Catarina – Gracias señor por recibirnos en tu casa.
— Descanse, coma y tómese un café de talega que ya las viejas tienen preparado para usted y su gente – Los oyentes pararon oreja ante la invitación de don Pedro Orozco — Vieja – ordenó el ranchero de más de 1.80 metros de estatura – sírvele café a los muchachos.
En troncos de chino, palmeras y gueribos, los polvorientos revolucionarios descansaron su cuerpo para disfrutar del aromático café de talega. Luego que arrimaron una mesa larga hecha con madera de cardón, las mujeres pusieron dos ollas llenas de café y una docena de vasos de barro que el fayuquero conocido como el Piernudo había dejado a cambio de un chivo.
El vigía, lejos de acercarse a saludar a los recién llegados, en cuanto su padre gritó que ahí venía su hijo, lazó un becerro de año, que habría nacido el día en que su hermano se unió a las filas de los orteguistas, luego le ató las cuatro patas en un mismo nudo y, como un ritual sagrado, enterró el cuchillo, que siempre traía fajado al cinto de correas de cuero, en el cuello del animal de casi 200 kilos de peso. Luego que desangró al becerro sobre una olla de peltre, le desanudó los miembros para atarlos en forma separada a cuatro horcones que tenían para tal fin. Con habilidad propia del ranchero Californiano fue retirando la piel y, sobre ella misma fue depositando los “cuartos” de la res para, sin que se dieran cuenta los recién llegados, entregarlos en la cocina donde ya tenían el bracero listo para el asado.
— ¿Ya arregló el paraje en San Cristóbal? – Preguntó Pedro hijo a su padre.
— Ya, Juan llegó el domingo, por cierto – agregó – preguntó la hija de don Chon por ti.
— ¿On ta´ Juan? – Respondió Pedro con otra pregunta como no prestando atención a lo que su padre en forma ocurrente había intentado ejercer.
— En el corral arreglando el becerro – Respondió doña Natividad al momento de salir de la cocina secándose las manos en el delantal.
— ¡Mamá! – Expresó lleno de júbilo el revolucionario levantándose del taburete que le servía de asiento, para ir a su encuentro y saludarla de un beso en la frente, luego santiguarse y darle un abrazo.
En eso, como si al nombrar al becerro estuviera conectado con todos los movimientos del rancho, el olor característico de la carne asada obligó a los recién llegados a aspirar el aroma inconfundible de carne, ajo y orégano – Esto se está poniendo bueno manifestó el sargento Macario Pérez.
Entre risas y voces de la tropa doña Jesusa le recriminó a su hijo – Hace un año que te juites con tu compadre y a´ta hoy tenemos razón de ti – añadió al reproche – dime, cuéntame, qué pasó con los pelones.
— Tate ma´, ya habrá tiempo de platicarte los pormenores de la friega que llevamos durante este año, hoy queremos descansar de los fantasmas que no nos han dejado dormir estos últimos días — Respondió Pedro que ya “asentaba” su cuchillo en la piedra de ‘amolar’ que guardaban en el zarzo entre quesos, panocha, y huesos secos.
El crepúsculo hizo más atractivo el fogón que ya había empezado a sacar de sus brazas los primeros pedazos de carne – Coma, amigo – Dijo el dueño del rancho al cabo Martiniano Núñez al tiempo que le alcanzaba un costillar asado – ahí están las tortillas de harina – expresó señalando un panguingui de redondas y amasadas de harina con requesón cocidas en comal, envueltas en tela con ornamentos de flores hechas con hilaza que el comerciante les cambiaba por queso o leche.
 — Órale mi sargento Macario – Extendió la pieza a su brazo derecho. Una vez que lo tomó entre sus toscos dedos, el cabo cortó por la mitad el costillal asado – pásale a la tropa – ordenó al tiempo que él mismo compartía otros trozos entre los revolucionarios.

Luego los filetes asados dieron la oportunidad de adornarlos con un par de tortillas que deglutieron entre risas y anécdotas de escaramuzas en los diferentes ranchos por dónde pasaban, y enfrentaban a los federales que les seguían los pasos – Dónde sí me temblaron las canillas fue en la Rivera pues no esperaba que el cabo Fierro se atreviera a enfrentarnos cuando estábamos bien atrincherados – señaló el sargento Macario Pérez
 — La suerte que yo estaba en el corral – terció el cabo Martiniano – para cuando escuché los disparos, me paré rápido pensando que me tiraban a mí porque el silbido de las balas los escuché muy cerca de mis orejas – añadió – busqué mi máuser cuando me di cuenta del cuadro y, sin esperar nada le disparé a Fierro cayendo sobre la mula pues fue a esta a la que le di en la cabeza, al levantar la cabeza por los silbidos de las balas.
 — A mi hermano Hilario le pegó en el máuser – terció Macario Pérez que buscaba entre sus ropas papel cebolla para liar un cigarrillo – luego yo le disparé pero este cabrón corrió por detrás de la escuela donde ya mi cabo Martiniano lo estaba esperando.
 — Si – tosió Martiniano – sin esperar que levantara su pistola el mentado Fierro, le cerrajé un plomazo que ora sí le metí entre ceja y ceja para caer a tres metros de la ‘pader’ de la escuela.

— Los pelones al verse sin jefe huyeron despavoridos por entre el monte – intervino el primer corneta — ¡no huyan pelones!, les gritamos echando balas mientras se agarraban el trasero ja ja ja ja


CORRIDO DEL CABO FIERRO

Y DE HILARIO

Y el quince de mayo
y el quince de mayo
cuando el caso sucedió
partió el Cabo Fierro
para la Rivera
por cierto donde quedó.

Pasó por la hacienda
la hacienda de Eureka
llevando todo por lista
y allí tuvo datos
que allá en la Rivera
se hallaban los orteguistas.

Inmediatamente emprendió su marcha
con ánimo y mucho lujo
llevando cartuchos
armamento máuser
deseando obtener el triunfo

Allá estaba Hilario
allá estaba Hilario
con su tropa de avanzada
¡no corran muchachos
hagan resistencia
que allá viene la fierrada!

Hilario le dice
al mentado Fierro
aquí no se come tierno
¿porqué no te luces?
gritando sereno
¡Viva el supremo gobierno!

Dentro de la iglesia
tenían los fortines
para poderles pelear
los puros sombreros
de los federales
al aire se veían volar.

Al pie de la cuesta
mandaron tocar
avance y fuego cerrado
habiendo tres bajas
y el Cabo Fierro tirado

Fierro desprecio
Fierro despreció
el valor Californiano
perdiendo la vida
perdiendo la vida
a manos de Martiniano

Yo ya me despido
yo ya me despido
ya me voy para mi santuario
aquí se acabaron
las contrariedades
del Cabo Fierro y de Hilario.

— Otro día llegó mi coronel Ortega con un ‘retratero’ para luego ordenarnos que le apuntáramos al cadáver para que quedara testimonio del tiro de gracia – intervino el teniente Pedro Orozco – yo vide que a uno de la escolta le temblaban las canillas – dijo en son de guasa.

 
 La verdadera muerte del cabo Fierro (Corrido Sudcaliforniano)
Hilario y el cabo Fierro llegaron juntos a la Baja California distrito sur a principios del siglo XX, en ese entonces eran amigos. Cuando surge el conflicto revolucionario el cabo optó por continuar con los federales e Hilario se hizo revolucionario uniéndose a la fuerzas del “General” Félix Ortega —

En realidad al parecer llegaron juntos ya en plena revolución–. Al pasar el tiempo el cabo adquirió la bien ganada fama de ser un hombre valiente y arriesgado en grado extremo de tal suerte que era muy temido por sus enemigos, estos de solo oír su nombre entraban en gran preocupación. En las filas revolucionarias se hizo urgente eliminar al cabo por el temor que en el personal producía tener que enfrentarlo.

Martiniano Núñez no era revolucionario, no participaba en la lucha armada, no obstante tenía una merecida fama de ser un excelente tirador con rifle, era ranchero sudcaliforniano y buen cazador de venados, en pocas palabras venadero. Con la práctica y el tiempo adquirió una destreza poco común para la cacería de venados a los cuales cazaba muchas veces en movimiento por su gran puntería con “el 30”. Conociendo esto, Hilario lo convocó y convenció para que les ayudara a darle caza al cabo Fierro. Cuando el día llegó, platicaba Martiniano, que ellos estaban en una loma cerca de la escuela de La Ribera y vieron venir, a lo lejos, al cabo y su partida de soldados federales. Decía Martiniano que era impresionante como el cabo, al frente de su gente y bien adelantado, cabalgaba a todo galope hacia donde ellos estaban. Repite Martiniano al hacer el relato: “era el cabo Fierro muy valiente por eso todo mundo le temía de una manera impresionante”, dice que cuando estaba como a unos 300 mts Hilario le dice: “Martiniano dispárale, no lo dejes acercar más”. Martiniano tiende “el 30” y apunta no sin darse cuenta que era tal su tensión y emoción  que sentía como temblaba todo su cuerpo y el rifle al estarle apuntando al cabo, que continuaba subiendo la pendiente a todo galope. Continúa diciendo: “le disparé el primer tiro y le di en una pierna lo que hizo que se diera la vuelta sobre el caballo y cayera al suelo, pero así herido continúo subiendo empuñando su arma”, dice que le hizo varios disparos más y vio como el cabo cayó al suelo mal herido. Al ver esto la partida de soldados que lo acompañaba se dio la media vuelta y emprendió la retirada. Al acercarse al cuerpo Hilario le quita la pistola al cabo, ya muerto, y se la pretendió guardar, entonces, dice Martiniano, que él se la arrebató a Hilario de las manos y le dice: “esta pistola me pertenece porque yo lo maté” y guardándosela en el cinto se quedó con ella. Comenta Martiniano que, además del tiro en la pierna, el cabo tenía otros dos disparos en el cuerpo.

Este relato se lo contaba el “Pancho” Avilés Fausto, hijo de Catarino Avilés, del rancho La Matanza. Dice el Pancho que conoció a Martiniano Núñez y que seguido le platicaba como habían sido los hechos vividos por él cuando mató al Cabo Fierro. Este es un relato mas de los varios que existen al respecto, con la salvedad deque “El Pancho” (QEPD), platicaba que era la versión del propio Martiniano.

La otra versión

De autor desconocido, el famoso corrido del CABO FIERRO narra un capítulo de nuestra historia regional muy difundido y sobre el que existen varias versiones, que difieren del parte militar original.
Lo que si es un hecho es que Leocadio Fierro fue miembro del las fuerzas militares federales y quienes lo atacaron, formaban parte del grupo rebelde de los “orteguistas” que habían desconocido el gobierno de Victoriano Huerta.


Del bando de los “orteguistas”, destaca el famoso corrido a Hilario y Martiniano. Y con desdén refiere “al mentado Fierro”, que cayó abatido por despreciar “el valor californiano”. Esto ocurrió el jueves 15 de mayo de 1913.

15 de mayo (1914). “Salió el cabo [Leocadio] Fierro para La Ribera [del hoy municipio de Los Cabos], por cierto donde quedó” [en duelo con Hilario Pérez, oficial de las fuerzas de Félix Ortega Aguilar, probable autor del corrido al cual pertenece el fragmento anterior]. Fierro, oficial de la gendarmería, pretendía interceptar un cargamento de armas proveniente de Sonora para los revolucionarios.
Hilario y el cabo Fierro llegaron juntos a la Baja California distrito sur a principios del siglo XX, en ese entonces eran amigos. Cuando surge el conflicto revolucionario el cabo optó por continuar con los federales e Hilario se hizo revolucionario uniéndose a la fuerzas del “General” Félix Ortega –En realidad al parecer llegaron juntos ya en plena revolución–.
un poco mas de la revolucion . . .
 Pedro Altamirano
Originario de San Ignacio, se inspiró en principios liberales dándose de alta en las tropas revolucionarias, en las que se le otorgó el grado de teniente, sus méritos le permitieron obtener diversos ascensos hasta alcanzar el Grado de Coronel. Participó en el sitio y toma de Santa Rosalía en septiembre de 1914, logrando la rendición incondicional de las fuerzas federales.

ESCENAS REVOLUCIONARIAS











.

.









ACAPULCO, ANIMALES CURIOSOS, ANIMALES RAROS, ARROWHEAD, ARTEROESCLEROSIS, ARTESANIAS, ARTRITIS, AUTOS, BAJA CALIFORNIA SUR, BOLETOS, CABO SAN LUCAS, CANCER, CANCER DE MAMA, CANCER DE PROSTATA, Caos tras el huracán Odile, CAROTENO, CHIHUAHUA, ciclon liza, CICLONES, CIELOS, COLESTEROL, CURIOSIDADES, DIABETES, DURANGO, EFECTOS, FENOMENOS, FERRETERIA, FONDOS, FOTOGRAFIA, FUTBOL, GARDEA, GLAUCOMA, GUADALAJARA, GUANAJUATO, HIPERTENSION, HOTELES, huracan odile, HURACANES, JAFRA, LA PAZ, LA PAZ B.C.S., LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR, LITICAS, LOS CABOS, MADERAS, MIGRAÑA, MUSICA, NANOTECNOLOGIA, NAVEGANTECALIFORNIO, NAYARIT, NUBES, OAXACA, PUNTAS DE FLECHA, QUEEN, REUMAS, RUPESTRES, SINALOA, SONORA, SOUTHAFRICA 2010, SUDAFRICA 2010, TEXTURAS, WALLPAPER, yellow, YOUTUBE,
ZIHUATANEJO

GRAL. FRANCISCO VILLA


el ultimo hijo de pancho villa


el ultimo hijo de pancho villa

Ernesto Nava Villa, último hijo del héroe de la Revolución Mexicana, Francisco Villa, falleció el pasado 31 de diciembre a los 94 años en la comunidad de Castro Valley, California, informó esta noche el diario local The Oakland Tribune.

El deceso fue confirmado por el sitio web oficial de Nava Villa (http://navavilla.com), donde se informa que sus restos serán velados el lunes próximo y sepultado el martes en un cementerio de Hayward, un suburbio de San Francisco.

Nava Villa, quien guardaba un enorme parecido con su padre, nació el 14 de julio de 1915 en México, pero emigró a Estados Unidos cuando era aún un muy joven.

De acuerdo con su biografía, Nava Villa nunca conoció a su padre y no supo de su identidad hasta que tenía ocho años de edad.

Su madre le ordenó nunca revelar el secreto, dado que Francisco Villa tenía numerosos enemigos que podrían intentar dañarlo a él y a su familia, declaró a The Oakland Tribune, su hijo Sam Nava.

Hace unos 15 años, Nava Villa contó a su familia sobre su ascendencia en un viaje que efectuaron a Durango, su lugar de nacimiento en México.

Su hijo Sam dijo que entonces que la comunidad se enteró y cada vez que visitaba Durango se efectuaban eventos alrededor de él para celebrarlo.

Ernesto Nava Villa también realizó presentaciones personales en iglesias y escuelas, hasta hace unos cinco años cuando su salud comenzó a deteriorarse.

Sus hijos crearon desde hace tiempo el sitio en internet http://navavilla.com para honrar el legado de Francisco Villa, uno de los principales héroes de la Revolución Mexicana, de cuyo inicio se cumple este año un siglo.



ACAPULCO, ANIMALES CURIOSOS, ANIMALES RAROS, ARROWHEAD, ARTEROESCLEROSIS, ARTESANIAS, ARTRITIS, AUTOS, BAJA CALIFORNIA SUR, BOLETOS, CABO SAN LUCAS, CANCER, CANCER DE MAMA, CANCER DE PROSTATA, Caos tras el huracán Odile, CAROTENO, CHIHUAHUA, ciclon liza, CICLONES, CIELOS, COLESTEROL, CURIOSIDADES, DIABETES, DURANGO, EFECTOS, FENOMENOS, FERRETERIA, FONDOS, FOTOGRAFIA, FUTBOL, GARDEA, GLAUCOMA, GUADALAJARA, GUANAJUATO, HIPERTENSION, HOTELES, huracan odile, HURACANES, JAFRA, LA PAZ, LA PAZ B.C.S., LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR, LITICAS, LOS CABOS, MADERAS, MIGRAÑA, MUSICA, NANOTECNOLOGIA, NAVEGANTECALIFORNIO, NAYARIT, NUBES, OAXACA, PUNTAS DE FLECHA, QUEEN, REUMAS, RUPESTRES, SINALOA, SONORA, SOUTHAFRICA 2010, SUDAFRICA 2010, TEXTURAS, WALLPAPER, yellow, YOUTUBE, ZIHUATANEJO

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA – CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO

LA PAZ BCS

ARTESANIAS LITICAS
DE SUDCALIFORNIA

PUNTAS DE FLECHA COREL 12 5

ARTESANO CASIMIRO GARDEA OROZCO

La cultura de los pueblos que habitaron la península siempre ha causado un gran interés para los antropólogos y arqueólogos, también ha despertado el interés de la sociedad  que busca conocer y comprender el cómo vivían y concebían su espacio geográfico.

Gracias a los escritos de los misioneros Jesuitas y Dominicos principalmente, nos ha llegado información acerca de su modo de vestir, alimentación y algunas de sus costumbres, aunque hay que señalar siempre con el sesgo característico de una cultura totalmente diferente. Fue en los últimos dos siglos (1800-2000) principalmente, cuando los investigaciones y reflexiones acerca de las culturas indígenas que habitaron la península dieron como resultado un mayor interés de la población por conocer y comprender de una manera más objetiva, estas culturas que lograron con el paso de los siglos adaptarse a un medio hostil.

Esta fascinación despertada ante el hallazgo de algunas puntas de flecha en 1977 en sus paseos por las cercanías de la ciudad de La Paz, especialmente durante sus caminatas por la playa El Conchalito, hace ya más de 35 años motivo en Casimiro Gardea Orozco, nacido en la Cd. de Chihuahua, Chih. Y avecindado en esta ciudad desde 1975, siendo sobreviviente del Ciclón Liza en 1976, por esta causa estando el internado en La ciudad de Los Niños y Niñas de La Paz y siendo aprendiz de Diseñador Gráfico en la imprenta, adquirió la costumbre de salir desde temprano los domingos a caminar por la playa . . .  durante estos paseos fue que encontró sus dos primeras puntas de flecha completas de un  tamaño aproximado a 4 pulgadas de largo en perfecto estado, siendo que él no conocía este tipo de herramientas, únicamente en el museo y en los libros,  dichas puntas se las mostro a una de las personas encargadas del internado que en unos de sus viajes a Italia las llevo quedando estas en las manos de una persona que trabajaba en uno de los museos de aquel país, de las cuales no volvió a saber de ellas, a cambio esta persona a su regreso le obsequio un cuchillo tallado de marfil que trajo de áfrica, a partir de ese entonces nació en el la costumbre de cada vez que salía a caminar… buscar y coleccionar piezas líticas, encontrando casi en su totalidad piezas fraccionadas o quebradas y esporádicamente piezas completas, su perseverancia le llevo a juntar más de 40 piezas completas en perfecto estado las cuales dono en el 2012 al Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para su exposición junto con un molar de camello prehistórico que encontró frente al antiguo hotel Gran Baja.

Su labor creativa no concluyo con la entrega de esta colección, sino que al darse cuenta de que la mayoría de las puntas de lanza y flecha que se encontraba estaban partidas o quebradas tal vez por el uso que se les dio al ser arrojadas contra sus presas o a la hora de estar haciendo su percutido se le quebró al autor original de las mismas y en base a artículos publicados en libros por investigadores decidió realizar con la técnica de percutido algunas puntas de flecha que después de muchos intentos logro sus primeras replicas (por mencionarlas así pero en su caso son originales, por lo regular ninguna pieza es igual a la otra) durante varios años estuvo guardando estas piezas, no quedando satisfecho con esto empezó a fabricar también hachas, después le nació la inquietud de hacerlas de una manera más completa y comenzó a confeccionar arcos con sus flechas haciendo los amarres con cordel de pesca, pero esto tampoco le satisfacía y comenzó a investigar el tipo de amarres que los indios californios usaban, leyendo el algún libro que ellos hacían lasillos machando las raíz del cardón, choya, ocotillos y magueyes silvestres, tratando de simular esta técnica intento buscar la manera de hacer algo similar a los hallazgos en las excavaciones, incluso uso hoja de palma pero no le parecía bien, hasta que en una charla en internet con un coleccionista argentino este le dijo que en algunas culturas utilizaban la fibra de la hoja del plátano para vendar las heridas y en algunos caso los hilos de las hojas para hacer suturas craneales, que lo intentara de esta manera, así lo hizo logrando lasillos muy parecidos a los utilizados por los antiguos californios, confirmándolo después cuando se le permitió la entrada al laboratorio del Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para observar los lasillos que ahí conservaban de un faldellín pericué hecho con nudillos de carrizo de más de 700 años de antigüedad en cual se le solicito les elaborara con esta técnica para colocar en un maniquí de una mujer pericué  junto con un pectoral de concha de madreperla para su compañero.

Ya logrado este paso comenzó confeccionar arcos completos con su flechas haciendo sus amarres con esta fibra de plátano poniendo mango a las hachas haciendo los amarres con esta fibra, logrando de esta manera piezas que envidiaría cualquier coleccionista de armas antiguas y así consiguió hacer su primera pequeña exposición durante el mes de mayo al mes de agosto de 2013 en Centro de Artes Tradiciones y Culturas Populares de Baja California sur.

Casimiro Gardea Orozco presento esta serie de objetos con la finalidad de que las personas obtengan una imagen de cómo eran utilizados y la importancia que tenían para las culturas de los indígenas californios dedicados principalmente a la caza y recolección de frutos y semillas. Además esta piezas son concebidas por el autor como una artesanía diferente tal vez, pero no menos importante al ser hechos con enorme destreza y habilidad..

Reconocemos la constante labor de este artesano que nos ofrece una interesante visión de la cultura de los antiguos californios, esperando que hayan disfrutado de esta muestra del talento y creativad de este Sudcaliforniano por adopción.

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001

DA UN CLICK EN LA FOTO PARA AMPLIAR 

PEQUEÑA EXPOSICION DE PIEZAS LITICAS

SIMILARES A LAS EMPLEADAS POR LOS

ANTIGUOS POBLADORES DE

BAJA CALIFORNIA,

GUYCURAS, PERICUES Y COCHIMIES

ImagenDA UN CLICK EN LA FOTO PARA AMPLIAR 
PEQUEÑA EXPOSICION DE PIEZAS LITICAS
SIMILARES A LAS EMPLEADAS POR LOS
ANTIGUOS POBLADORES DE
BAJA CALIFORNIA,
GUYCURAS, PERICUES Y COCHIMIES
Imagen

PUNTAS DE LANZA, PUNTAS DE FLECHA, CUCHILLOS,

HACHAS, ARCOS, ARPONES, ACCESORIOS, ORNAMENTOS,

ANZUELOS, PUNZONES, AGUJAS, ETC

VISITA ESTA PEQUEÑA OBRA

Y RECOMIENDALA PARA PODER

EXPONERLA EN OTROS SITIOS

CON MAS PIEZAS LITICAS

 LANZA CORTA, ARPON CORTO, ARCO CON FLECHA Y HACHA

Imagen

Imagen

PLATONES CON DIFERENTES TIPOS DE PUNTA DE LANZA,

FLECHAS CON PINTURAS RUPESTRES,  ARCO CON FLECHA,

PECTORAL DE MADRE PERLA, FALDILLIN QUE USABAN

LAS ANTIGUA PERICUES, AGUJA DE ESPINA DE PEZ VELA,

CUCHILLO DE PIEDRA CON MANGO DE COSTILLA DE ANIMAL,

HACHA SIMILAR A LAS EMPLEADAS POR LOS ANTIGUOS

CALIFORNIOS PARA ROMPER HUESOS O CORTAR

LOS TRONCOS PARA LAS BALSAS PARA NAVEGAR AL MOGOTE

O A LAS DIFERENTES ISLAS CERCANAS A LA PAZ, B.C.S.

(CERRALVO, SAN JOSE, ESPIRITU SANTO)

Imagen 

LANZA, FISGA O LANZA SECCIONADA EMPLEADA PARA LA PESCA

O LA CACERIA LANZANDOLA CON UN LANZADARDOS O ATLATL

(VISITA NUESTRO MUSEO DE ANTROPOLOGIA E

HISTORIA DE BAJA CALIFORNIA SUR) Y ADMIRA TODAS

LAS HERRAMIENTAS Y ACCESORIOS UTILIZAD@S

POR LOS ANTIGUOS CALIFORNIOS ASI COMO

LAS OSAMENTAS EN LA FORMA EN QUE FUERON

ENCONTRADOS Y RESCATADOS, ADMIRA LAS MAQUETAS

REPRESENTANDO SU VIDA Y COSTUMBRES.

 CENTRO ARTES POPULARES

CENTRO DE ARTES POPULARES DE BCS .

FRENTE AL JARDIN VELASCO

LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR

PUNTA DE FLECHA 02

REPLICAS DE PUNTAS DE FLECHA SIMILARES A LAS UTILIZADAS

POR LOS ANTIGUOS CALIFORNIOS LAS PUEDE ADQUIRIR

EN LA CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO

fe136-imagen2b1719

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

casa del artesano

Hoy sus piezas están a la venta en:

 La Casa del Artesano Sudcaliforniano

CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO 005

Parque Cuauhtémoc   Bravo y Mutualismo Frente al Malecón


Artesanías El Colibrí 

Calle indendencia esq. Calle Madero frente al Jardín Velasco

Casa Parra  – Arte Nativo Mexicano

Casa Parra Madero s/n e/ Independencia y 16 de Septiembre,

Centro La Paz, B.C.S.. Tel. +52 612 124 2528

casaparra.galeria@gmail.com

ARTESANIAS CODEGUAYPE 

16 de Septiembre y Callejon 21 de Agosto

Interior Ex-Plaza Oriental frente a entrada lateral

Tienda Sears – Callejon de los Artesanos.

CASA DEL ARTESANO SUCALIFORNIANO 6

PUNTAS DE FLECHA COREL 12 3

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA - LA PAZ BCS 002

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA - LA PAZ BCS 003

2d0a3-gr25c325a1fico1

f5b58-lapazbajacaliforniasur00b

****

******

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s