Historia colonial y actual de Los Cabos de Baja California Sur y su gastronomía

Baja California Sur es una provincia mexicana que por muchos años tuvo la categoría de territorio, es decir, geopolíticamente estaba por debajo de la denominación de estado, sin embargo, desde 1977 adquirió ese estatus. Ahora bien, no es una entidad federativa en la que todavía se hallen los pueblos originarios que conocieron los conquistadores y colonizadores europeos durante la época virreinal; desafortunadamente esos grupos indígenas se extinguieron por diversas razones, entre ellas particularmente los malos tratos recibidos, por ejemplo, el utilizarlos como buzos para conseguir perlas, las luchas contra los europeos y las epidemias de viruela. El jesuita Juan Antonio Baltazar comenta a mediados del siglo XVIII que:

 Hasta ahora, por la dicha dependencia, los soldados de California poco se han podido aplicar al buceo de las perlas… Pero, hallándose libres cabos y soldados será esta su ocupación principal, y con el pretexto del quinto real […] querrán obligar a los indios a que les ayuden y trabajen. ¡Y qué trabajos! Tal, a la verdad, que muchos mueren, muchos se enferman, son maltratados y solo aprenden maldades.

 A su vez, el jesuita Francisco Xavier Clavijero, durante su exilio en Italia en el último tercio del siglo XVIII cuando el monarca español Borbón Carlos III deportó a los ignacianos de los territorios del imperio español, escribe que:

 Mientras aquellos celosos misioneros viajaban a fin de propagar el cristianismo hacia el Norte, las misiones del Mediodía se estaban despoblando a causa de las enfermedades enviadas por Dios, como puede creerse, en pena de las maldades de los pericúes [rebeliones indígenas]. Diversas enfermedades epidémicas que sobrevinieron en 1742, 44 y 48, hicieron tanto estrago en aquella nación, que apenas escapó la sexta parte de ella. Los trabajos de los misioneros en aquellos años calamitosos no pueden explicarse suficientemente, pues se hallaban ocupados todo el día y gran parte de la noche en llevar a los enfermos los auxilios espirituales y corporales.

Los uchitis, que eran una rama de la nación guaicura, sufrieron en aquel tiempo una calamidad semejante, y aun mayor a proporción de la que experimentaron los pericúes, porque habiendo tomado las armas contra otros cristianos y hallándose obstinados en sus empresas hostiles, el teniente gobernador del presidio de San José les declaró la guerra como a enemigos y les hizo muchos muertos; otros murieron después en las enfermedades epidémicas, y así se fue disminuyendo su número, de modo que en 1767 no había quedado vivo más de un solo individuo.

 La Península de Baja California está dividida actualmente en los estados de Baja California y Baja California Sur. Es un territorio que se localiza en el noroccidente de la República Mexicana rodeado por el Mar de Cortés a su derecha y el Océano Pacífico por la izquierda, hacia el norte limita con los Estados Unidos de Norteamérica y hacia el noreste con la provincia de Sonora. Es una zona muy calurosa, con desiertos como el del Vizcaíno. También hay pequeños oasis que garantizan agua potable y una vegetación no solamente xerófita, sino pinos y encinos como en la Sierra de la Laguna. En la Baja California Sur encontramos cadenas montañosas con altos picos como el Picacho, zonas de cactáceas con plantas como las gobernadoras, las biznagas, los nopales, los cactus órganos y las pitahayas. Asimismo, lugares de pesca, como, por ejemplo, del pez espada. Además, allí llegan las ballenas grises y se instalan temporalmente para que las hembras embarazadas tengan sus crías, esto ocurre durante los meses de diciembre a abril de cada año.

 Los indígenas que vivieron en estas latitudes no son los pertenecientes a la cultura mesoamericana, más bien es una región en la que autores, como José Luis Lorenzo, indican que los grupos humanos que allí habitaban “se mantuvieron en el nivel cultural de la Etapa Lítica. Antes de la llegada de los españoles, durante el tiempo de la alta cultura mesoamericana, también se habían mantenido marginados, coriáceos, resistentes a todo cambio. Constituyen un conjunto que puede llamarse Horizonte Epilítico para expresar un sentido de atemporalidad o situación epigonal independiente del factor tiempo.”

 Leticia Saloma Hernández comenta que los macro grupos o “naciones” peninsulares indígenas eran tres, a saber, la cochimí, la guaycura y la pericú. Informa sobre éstos que:

 Los pericues habitaban el extremo sur de la península, incluyendo algunas islas como la de San José, Espíritu Santo y la de Cerralvo. Los guaycuras ocupaban territorios que iban desde Todos Santos y La Paz hasta Loreto, siendo el resto de la península ocupada por los cochimíes. La población costera era  poblada por guaycuras, mientras que hacia el interior, la zona e

El padre jesuita Eusebio Francisco Kino fue uno de los primeros evangelizadores europeos que tuvo contacto con los naturales de la parte austral de Baja California a fines del siglo XVII. En 1702, cuando ya se hallaba siendo misionero en la Pimería Alta, al norte de Sonora, escribía:

 Porque los referidos naturales, y otros  que vinieron a vernos desde lejos del sudoeste, nos dieron varias noticias de los padres de nuestra Compañía, diciéndonos cómo eran, de nuestro traje y vestuario, y que vivían allá abajo, al sur, en Loreto concho, con los demás españoles, y de lo que comían aquellos indios guimies y edues o laimones, adonde estaban el padre rector Juan María Salvatierra y otro padre. Y habiendo yo preguntado de propósito si aquellos indios guimies y edues de allá abajo sembraban maíz y lo que era de su sustento, me respondieron que no sembraban maíz ni frijol, y que su comida era la caza, el venado, la liebre, el conejo, la cabra montesa, la pitahaya, la tuna y el mexcal y otra fruta de monte, y que los del poniente tenían conchas azules; cosas y noticias todas que, desde que hace diecisiete años, estuve allí y viví con aquellos naturales, me constaba eran verídicas.

 Es interesante que el padre jesuita Kino haga referencia a las conchas azules (haliotis), éstas son del abulón que se encuentra exclusivamente del lado sur poniente de la península, la contracosta, y que él vio cómo les servían como adorno ritual a los indígenas de la parte austral de la Baja California. El hecho de que los indios del noroeste de Sonora las usaran era por el contacto que tenían con los del sur bajacaliforniano, lo cual ayudó al padre Kino a buscar el punto donde se unía la tierra continental con la península a la que piratas como Drake habían considerado una isla grande. Éste lo localizó en la desembocadura del río Gila-Colorado a principios del siglo XVIII.

Vale la pena hacer mención de que Humboldt, en su Ensayo político sobre el Reino de la Nueva España de 1811, asegure que ya se sabía que era una península antes de que Kino lo dijera a principios del siglo XVIII: “Antes del año de 1541 este pais se reconoció como una península, y sin embargo 160 años despues, atribuyeron al padre Kühn (Kino) el mérito de haber probado el primero, que la California no era una isla, sino que estaba unida al continente de Mégico.”

En cuanto a las conchas azules, otros cronistas religiosos, como el jesuita Miguel del Barco (1706-1790), informan que:

 “En la costa exterior (Baja California) se encuentran unas conchas, propias de ella, acaso las más hermosas del orbe: porque su lustre que, de ordinario es mayor y más vivo que el del más fino nácar, esta empañado y cubierto de un celaje de azul vivísimo y apacible, tan fino como el del lapislázuli. Esto es, como una telilla delgadísima. O como un barniz sobrepuesto y transparente, por entre el cual brilla y sobresale lo plateado del fondo. De éstas se dice que, si fueran usuales en Europa, quitaran la estimación al nácar”.

Por otra parte, es preciso comentar que la comida de los indígenas bajacalifornianos también podía ser de origen marino. Así, además de conseguir el molusco abulón, complementaban su dieta con otros peces y mariscos. De nueva cuenta citamos al padre Kino cuando dice que:

 los californios cercanos al mar gozan de muy buenos peces, de que es muy fecundo aquel mar. Hay mucho atún, que se les suele venir a las manos en las orillas; mucho pargo, pámpano, sardina, anchoas y otros muchos; abunda mucho este mar en ballenas, que a cada paso se ven: hay tortugas de todos géneros, y en las playas hay montes de diversas conchas, que exceden los que forman el nácar que sacan de los placeres.

 Otros recursos importantes que menciona el jesuita Kino en su obra es el de la sal y las perlas. Actualmente hay una zona salinera muy importante en Baja California Sur que se llama Guerrero Negro. En cuanto a las perlas, Kino informa que:

 En toda la costa, y principalmente en las islas adyacentes, hay tantos placeres que se pueden contar por millares, y esta copia de perlas ha hecho célebre en el mundo a la California y la ha hecho blanco por casi dos siglos de los deseos humanos, por cuyo tesoro han emprendido tantos su descubrimiento y tantos han visitado sus playas y las visitan continuamente, sin más fin que el de las perlas.

 En otro orden de cosas, vale la pena señalar que Cabo San Lucas tiene cerca de 60 años de haberse formado como tal, si bien el nombre del cabo fue puesto por los jesuitas en el período virreinal. Los vecinos del lugar provienen de varios estados de México como Jalisco, Oaxaca, Sinaloa, Sonora, incluso, de la capital del país, la Ciudad de México, D.F. Actualmente es un fantástico sitio vacacional en donde se puede  disfrutar de la playa, aunque el agua del mar es algo fría, de los paseos en bote con piso transparente de acrílico para ver el fondo marino, de los viajes en barco por los alrededores del hermoso Cabo San Lucas con su arco natural de piedra y en donde el Océano Pacífico se junta con el Mar de Cortés, para, además, gozar de la vista de los leones marinos que andan por las playas o tener la suerte de presenciar la visita de las ballenas en el período invernal. El paisaje es muy bello porque conjuga la vista de las montañas, la playa, el mar, el cielo, los cetáceos, los leones marinos, las aves y las cactáceas del terreno semidesértico.

 En el poblado hay centros comerciales como el de la zona de la Marina en el cual se pueden visitar las tiendas y disfrutar de la oferta gastronómica de los restaurantes. En el muelle hay muchas embarcaciones, sobre todo, de los visitantes de los Estados Unidos. También algunos artistas estadounidenses tienen sus casas en los barrios elegantes de Cabo San Lucas en donde pasan sus vacaciones.

 En estos comercios y con los vendedores ambulantes de la playa se pueden conseguir bellas artesanías de varias partes del país, como las figuras de madera de palo fierro que hacen los yaquis de Sonora. También se puede ir a las fábricas de vidrio soplado en donde es posible ver a los artesanos mientras ellos realizan este hermoso trabajo que, por cierto, también se hace en otras provincias mexicanas como Jalisco, la tierra del agave y del exquisito tequila.

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA

ARTESANO CASIMIRO GARDEA OROZCO
La cultura de los pueblos que habitaron la península siempre ha causado un gran interés para los antropólogos y arqueólogos, también ha despertado el interés de la sociedad  que busca conocer y comprender el cómo vivían y concebían su espacio geográfico.
Gracias a los escritos de los misioneros Jesuitas y Dominicos principalmente, nos ha llegado información acerca de su modo de vestir, alimentación y algunas de sus costumbres, aunque hay que señalar siempre con el sesgo característico de una cultura totalmente diferente. Fue en los últimos dos siglos (1800-2000) principalmente, cuando los investigaciones y reflexiones acerca de las culturas indígenas que habitaron la península dieron como resultado un mayor interés de la población por conocer y comprender de una manera más objetiva, estas culturas que lograron con el paso de los siglos adaptarse a un medio hostil.
Esta fascinación despertada ante el hallazgo de algunas puntas de flecha en 1977 en sus paseos por las cercanías de la ciudad de La Paz, especialmente durante sus caminatas por la playa El Conchalito, hace ya más de 35 años motivo en Casimiro Gardea Orozco, nacido en la Cd. de Chihuahua, Chih. Y avecindado en esta ciudad desde 1975, siendo sobreviviente del Ciclón Liza en 1976, por esta causa estando el internado en La ciudad de Los Niños y Niñas de La Paz y siendo aprendiz de Diseñador Gráfico en la imprenta, adquirió la costumbre de salir desde temprano los domingos a caminar por la playa . . .  durante estos paseos fue que encontró sus dos primeras puntas de flecha completas de un  tamaño aproximado a 4 pulgadas de largo en perfecto estado, siendo que él no conocía este tipo de herramientas, únicamente en el museo y en los libros,  dichas puntas se las mostro a una de las personas encargadas del internado que en unos de sus viajes a Italia las llevo quedando estas en las manos de una persona que trabajaba en uno de los museos de aquel país, de las cuales no volvió a saber de ellas, a cambio esta persona a su regreso le obsequio un cuchillo tallado de marfil que trajo de áfrica, a partir de ese entonces nació en el la costumbre de cada vez que salía a caminar… buscar y coleccionar piezas líticas, encontrando casi en su totalidad piezas fraccionadas o quebradas y esporádicamente piezas completas, su perseverancia le llevo a juntar más de 40 piezas completas en perfecto estado las cuales dono en el 2012 al Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para su exposición junto con un molar de camello prehistórico que encontró frente al antiguo hotel Gran Baja.
Su labor creativa no concluyo con la entrega de esta colección, sino que al darse cuenta de que la mayoría de las puntas de lanza y flecha que se encontraba estaban partidas o quebradas tal vez por el uso que se les dio al ser arrojadas contra sus presas o a la hora de estar haciendo su percutido se le quebró al autor original de las mismas y en base a artículos publicados en libros por investigadores decidió realizar con la técnica de percutido algunas puntas de flecha que después de muchos intentos logro sus primeras replicas (por mencionarlas así pero en su caso son originales, por lo regular ninguna pieza es igual a la otra) durante varios años estuvo guardando estas piezas, no quedando satisfecho con esto empezó a fabricar también hachas, después le nació la inquietud de hacerlas de una manera más completa y comenzó a confeccionar arcos con sus flechas haciendo los amarres con cordel de pesca, pero esto tampoco le satisfacía y comenzó a investigar el tipo de amarres que los indios californios usaban, leyendo el algún libro que ellos hacían lasillos machando las raíz del cardón, choya, ocotillos y magueyes silvestres, tratando de simular esta técnica intento buscar la manera de hacer algo similar a los hallazgos en las excavaciones, incluso uso hoja de palma pero no le parecía bien, hasta que en una charla en internet con un coleccionista argentino este le dijo que en algunas culturas utilizaban la fibra de la hoja del plátano para vendar las heridas y en algunos caso los hilos de las hojas para hacer suturas craneales, que lo intentara de esta manera, así lo hizo logrando lasillos muy parecidos a los utilizados por los antiguos californios, confirmándolo después cuando se le permitió la entrada al laboratorio del Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para observar los lasillos que ahí conservaban de un faldellín pericué hecho con nudillos de carrizo de más de 700 años de antigüedad en cual se le solicito les elaborara con esta técnica para colocar en un maniquí de una mujer pericué  junto con un pectoral de concha de madreperla para su compañero.
 Ya logrado este paso comenzó confeccionar arcos completos con su flechas haciendo sus amarres con esta fibra de plátano poniendo mango a las hachas haciendo los amarres con esta fibra, logrando de esta manera piezas que envidiaría cualquier coleccionista de armas antiguas y así consiguió hacer su primera pequeña exposición durante el mes de mayo al mes de agosto de 2013 en Centro de Artes Tradiciones y Culturas Populares de Baja California sur.
 Casimiro Gardea Orozco presento esta serie de objetos con la finalidad de que las personas obtengan una imagen de cómo eran utilizados y la importancia que tenían para las culturas de los indígenas californios dedicados principalmente a la caza y recolección de frutos y semillas. Además esta piezas son concebidas por el autor como una artesanía diferente tal vez, pero no menos importante al ser hechos con enorme destreza y habilidad..
Reconocemos la constante labor de este artesano que nos ofrece una interesante visión de la cultura de los antiguos californios, esperando que hayan disfrutado de esta muestra del talento y creativad de este Sudcaliforniano por adopción.

EXPOSICION ARTE LITICO

DE SUDCALIFORNIA

CENTRO ARTES POPULARES
CENTRO DE ARTES POPULARES
DE BAJA CALIFORNIA SUR
Foto1614
LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
EXPOSICIONARTEE LITICO DE SUDCALIFORNIA
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1622
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1621
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA, CUCHILLOS,
ACCESORIOS, ETC.
Foto1620
REPLICA DE FALDILLIN PERICUE
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1619
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1618
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1615
HACHAS,  ARPONES, PUNTAS DE FLECHA,
CUCHILLOS, ACCESORIOS, ETC.
Foto1624
casimiro gardea orozco
CASIMIRO GARDEA OROZCO
EN LAS OFICINAS DE CANAL 8
PARA UNA ENTREVISTA
EN EL PROGRAMA CON SENTIDO
Hoy sus piezas están a la venta en:
 La Casa del Artesano Sudcaliforniano
Parque Cuauhtémoc   Bravo y Mutualismo Frente al Malecón

 

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR



LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

                               LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR 



 


































 

  

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
 


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

******


LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

******

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR
 

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

YELLOW LIVE YOUR STYLE 
ANDREA INCHAUSTEGUI M 
TRATAMIENTOS EXCLUSIVOS PARA ESTETICAS
EN LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: