LA INDUSTRIA DE LA ARENA, EL SILICIO

futuro

La próxima vez que estés en una playa, ponte a pensar cuánto de la economía mundial está hecha de arena… y no estoy diciendo que metafóricamente todo es “un castillo de arena”, por cierto que pueda ser. Me refiero a las tres revoluciones tecnológicas que se han basado literalmente en esos granos.

 

Probablemente ya adivinaste cuál es el elemento que está en el corazón de estas revoluciones: el silicio, el principal componente de la arena.

La primera revolución de silicio fue la del vidrio.

La humanidad empezó a explorar sus propiedades hace un millón y medio de años, cuando nuestros ancestros descubrieron que la obsidiana era útil

Cuando ese vidrio volcánico, de color negro profundo que se forma cuando la lava se enfría rápido, se rompe queda con un borde muy afilado, bueno para armas y herramientas.

energia

El filo de la obsidiana quebrada le ganó apreciación.

Pero no fue sino hasta que las primeras civilizaciones surgieron en las planicies de Mesopotamia que aprendimos a hacer vidrio.

Para preparar vidrio

La receta es simple pero hay que seguirla con cuidado: ha tomado 5.000 años perfeccionar el proceso.


El ingrediente principal, dióxido de silicio o sílice, está en todas partes.
El 75% de la corteza de la  Tierra está hecha de este compuesto de oxígeno y silicio.

El sílice es la base de la mayoría de las rocas: lo que las diferencia es el proceso de formación y el hecho de que el dióxido de silicio crea cristales distintos dependiendo de los otros compuestos.

Una vez uno tiene sílice, usualmente en forma de arena, lo calienta a unos 1.600ºC hasta que se derrita. Se le agrega un poco de ceniza de soda y una pizca de roca caliza.

La mezcla se debe enfriar rápido.

Con un poco de suerte, el resultado es un “sólido amorfo”, que es precisamente lo que es el vidrio.

Eso significa que los átomos en el vidrio están fijos en su posición, pero en vez de formar cristales ordenados, están organizados aleatoriamente.

Por eso el vidrio es rígido, como un sólido, pero la organización de sus moléculas es desordenada, como las de un líquido.

electrones

Un mundo de cristal

Miniatura flamenca o alemana que retrata una fábrica de vidrio del siglo XV.

Al descubrir cómo crear este increíble material duro pero transparente se abrieron las puertas a un nuevo mundo.

Piensa en lo que sería la vida sin ventanas, parabrisas y botellas, y en qué habría sido de los científicos sin sus lentes para los microscopios y telescopios.

Y la química también depende mucho del vidrio, como Andrea Sella, del University College London (UCL), señala entusiasmado en su laboratorio.

En su taller de vidrio de la universidad, donde el soplador de vidrio en jefe, John Cowley, crea vasos de precipitación, buretas,

tubos de ensayo y pipetas.

Mientras Cowley infla un espectacular matraz sobre una llama de gas, Sella explica que la siguiente revolución del silicio se basó en una forma

muy diferente del elemento.

99,9999999% puro

Hablamos, por supuesto, de la revolución informática impulsada por microprocesadores grabados en un chip de silicio.

En estos chips se usa sílice al que se le han eliminado sus dos moléculas de oxígeno y refinado hasta tornarlo en uno de los materiales más puros del planeta.

 

Sella saca un pedazo de algo que parece un metal plateado de una caja. Es, me dice maravillado, silicio 99,9999999% puro, el índice de pureza estándar en la industria de los microprocesadores.

Pero, ¿por qué silicio?

Por el hecho de que es un semiconductor, una sustancia cuya conductividad eléctrica puede ser manipulada.

Los chips de computador son esencialmente unas pistas de obstáculos para los electrones.

“Toda la industria de los semiconductores”, explica Sella, “está basada en añadir impurezas deliberadamente para ajustar la conducta del silicio”.

“Esas impurezas crean pequeños obstáculos para que los electrones los sorteen. Uno puede prender y apagar esos obstáculos para controlar la conducta de los electrones y grandes cantidades de estos obstáculos nos permiten hacer todas las funciones lógicas asociadas con un procesador de computador”.

Los obstáculos son conocidos como transistores.

elemento

Placas milagrosas

La libreta de notas y dos de los primeros circuitos integrados de Jack Kilby, hechos de germanio.

El primer circuito integrado -como se le decía a los chips de computador – era relativamente simple.

Fue creado por un ingeniero llamado Jack Kilby de Texas Instruments y presentado el 12 de septiembre de 1958.

Estaba hecho de germanio, otro elemento semiconductor.

En cuestión de meses, un equipo de una compañía rival, Fairchild Electronics, liderado por Robert Noyce, creó un chip basado en silicio.

La industria entera de la computación moderna puede trazar su linaje hasta ese chip, aunque los modernos son millones de veces más complejos.

Ciertamente, el milagro del microprocesador moderno es el vasto número de transistores que la industria aprendió a meter en una placa

diminuta de silicio. Y es gracias a ello que incluso los aparatos más pequeños tienen un poder de computación increíble hoy en día.

silicion

De 1.200 a mil millones

Los chips son pistas para carreras de obstáculos de electrones.

El primero en darse cuenta de cuán rápido se iba a multiplicar el poder de las computadoras fue un colega de Noyce, Gordon Moore. Unos pocos años después de que se creara el primer chip, predijo que el número de transistores que contendrían se doblaría más o menos cada dos años.


Sin embargo, ni siquiera él anticipó que lo que ahora se conoce como la ley de Moore
se mantendría durante más de dos décadas. Pero eso es lo que ha sucedido gracias, en buena parte, a las innovaciones de la compañía que él y Noyce fundaron: Intel, el fabricante más grande de computadoras del mundo por sus ingresos.

En el museo de la compañía hay una exhibición que ilustra la ley de Moore en acción. El primer chip, producido en 1969, contiene 1.200 transistores.

Para 1972 esa cantidad se había más que doblado a 2.500. Y siguió doblándose sin cesar hasta los últimos chips de Intel, que tienen mil millones de transistores o más en un sólo chip diminuto de silicio.

Casi 50 años después de que Moore formuló su ley, seguimos preguntándonos por cuánto tiempo continuará esta increíble miniaturización.

“He estado en la industria por el tiempo suficiente para recordar cuando los expertos decían que no se era posible hacer aparatos de menos de 100 nanometros”, dice Mark Bohr, quien está a cargo de encontrar la manera de que Intel pueda meter aún más transistores en hojas todavía más pequeñas de silicio. “Ahora estamos haciendo aparatos de 10 nanometros y aún no hemos llegado al límite”.

Para tener una idea de la escala, un glóbulo rojo humano mide unos 4.000 nanometros de diámetro.

El chip cerebral

No obstante, se van a necesitar tecnologías completamente nuevas si los chips siguen encogiéndose. Los aparatos futuros quizás ya no se vayan a basar en el flujo de grandes cantidades de electrones sino de la modulación de la rotación de estos.


“En 20 años no se hablará de cuántos transistores se pueden meter
en un chip sino en un volúmen cúbico”, anticipa Bohr.

Hasta el momento, todos los microchips tienen circuitos grabados en un plano bidimensional; si es posible fabricar un chip tridimensional, se podría multiplicar la conectividad.

Según Bohr, el chip funcionaría más como un cerebro humano.

Pero el experto se pregunta si el silicio mantendrá su dominio en el mundo de la alta tecnología.

Hay mucha investigación con materiales alternativos, compuestos que contienen galio, carbón, molibdeno, indio y arsénico, entre otros.

Sin embargo, el bajo costo y la disponibilidad del silicio significa que probablemente seguirá siendo la base en la que se deposite todos esos nuevos elementos.

La tercera revolución

Esta tecnología ya es una de las industrias de más rápido crecimiento en Estados Unidos, crea decenas de miles de empleos y, como la industria informática, tiene su hogar en Silicon Valley.

Los primeros consumidores no fueron los tecnonerds, sin embargo, sino un puñado de hippies cultivadores de cannabis en las lomas de California que se extasiaron con los paneles solares.

El hombre que los hizo enamorarse de la energía del Sol fue John Schaeffer, quien había dejado San Francisco en los 70 para unirse a una comuna hippy.

Poco después notó que sus compañeros en la aventura de vivir de una manera alternativa necesitaban un lugar donde comprar las palas y las lentejas con las que se construyen las nuevas utopías, así que abrió una tienda.

Un día llegó un hombre en un Porsche y le preguntó si estaba interesado en un nuevo negocio. Curioso, se acercó al auto.

“Sacó un par de fotovoltaicas que había rescatado del Programa Espacial”, cuenta Schaeffer. “Las conectamos y rápidamente todos esos hippies del bosque empezaron a aparecer en la tienda y se enloquecieron con esas cosas”.

Esos primeros paneles solares eran muy modestos para los estándares modernos.

Con sólo 9 vatios, a duras penas podían encender la linterna más pequeña, y eran costosos: US$900 cada uno. Pero estos hippies eran ricos gracias a la producción de marihuana y estaban comprometidos con la idea del estilo de vida verde.

En unas pocas semanas Schaeffer vendió mil paneles.

“Poco después, ejecutivos de Arco Solar, la primera compañía solar de Los Ángeles, se montaron en sus aviones privados y llegaron en sus trajes de negocios a la tienda de los hippies para ver qué estaba pasando”, recuerda y se rie de cuán ridículo era todo.

Desafortunadamente, el resto del mundo no era ni tan rico ni tan idealista.

Tras el entusiamso inicial, el desarrollo de la industria ha sido largo y lento.

El problema es que los primeros paneles solares eran demasiado caros.

Electrones sin causa

Un elemento revolucionario

Silicio para hacer paneles solares: manipular sus electrones torna luz en electricidad.

Así como los chips tienen la ley de Moore, otra ley exponencial anticipó que el precio de los paneles solares iba a bajar cien veces desde que ese hombre en un Porsche llegó a la puerta de la tienda de Schaeffer hasta ahora.

La ley fue formulada por un ingeniero y pionero de la energía solar fotovoltaica llamado Dick Swanson, a quien conocí en su fábrica Sun Power en Silicon Valley.

Swanson explica que, como el chip de computador, las células fotovoltaicas aprovechan el hecho de que el silicio puro es un semiconductor.

“El silicio tiene una propiedad interesante: cuando la luz llega, puede hacer que se desprendan los electrones que mantienen a los átomos juntos”.

Y cuando los electrones quedan libres, “no saben a dónde deben ir, así que vagan sin destino”, explica. Su trabajo es darle a esos electrones un propósito.

“Ponemos materiales en la superficie de la célula para que si un electrón se acerca, lo saque”, continua. Cada electrón que los rayos desplazan deja lo que el llama “un hueco”.

“El truco es diseñar una célula solar eficiente para convencer a los electrones de que salgan por un cable y a los huecos, de que salgan por el otro”, revela. Y el reto para los ingenieros es hacerlo progresivamente más eficiente y barato.

La energía en la arena

futuro

Si ésta ultima revolución colma su potencial, el mundo volverá a cambiar radicalmente.

Swanson se sonroja cuando se menciona la “ley de Swanson”. No quiere reclamar el mérito pero él fue el primero en darse cuenta de cuán pronto iban a bajar los precios de los paneles solares.

Lo que predijo fue que cada vez que el número de células solares en el mundo se doblara, el costo de hacer cada una bajaría un 20%. Y esta ley ha resultado ser increíblemente precisa.

Los precios han caído como plomo desde los años 70: de US$100 por vatio en ese entonces a menos de US$1 hoy día.

Esa reducción exponencial en el precio explica la razón por la que la industria solar ahora sí está empezando a despegar.

En los lugares soleados donde la electricidad es relativamente cara – como Hawaii, California, Japón o Italia- el costo de suplir un vatio de energía con una célula solar en la actualidad es muy similar al de generarlo usando carbón, gas o energía nuclear.

Y, según Swanson, el precio podría caer aún más, lo que quiere decir que pronto esta industria podrá ofrecer energía barata y abundante sin las consecuencias de la contaminación que generan las otras formas de generación de energía.

Eso sería realmente revolucionario… y todo gracias al potencial de lo que guarda la arena con la que jugamos en la playa.

La obsidiana, vidrio volcánico de la naturaleza

La obsidiana, vidrio de la naturaleza / México Desconocido

La obsidiana es un elemento de la naturaleza que por su brillo, color y dureza contrasta con el común de las rocas y cristales que integran el amplio mundo de los minerales.

Desde el punto de vista geológico, la obsidiana es un vidrio volcánico formado por el brusco enfrentamiento de lava volcánica rica en óxido de silicio. Se clasifica como “vidrio” debido a que su estructura atómica es desordenada y químicamente inestable, razón por la que su superficie tiene una cubierta opaca llamada córtex.

En su apariencia física, y de acuerdo con su grado de pureza y composición química, la obsidiana puede ser transparente, translúcida, brillante y reflejante, presentando coloraciones que van del negro al gris, dependiendo del espesor de la pieza y del yacimiento del que provenga. Así, la podemos encontrar en tonalidades verdes, cafés, violetas y en ocasiones azuladas, además de una variedad conocida como “obsidiana meca”, que se caracteriza por su coloración café-rojiza a causa de la oxidación de ciertos componentes metálicos.

Los habitantes del México antiguo convirtieron a la obsidiana en un excelente material para elaborar instrumentos y armas como navajas, cuchillos y puntas de proyectil. Al pulirla, los artistas precolombinos lograron superficies reflejantes en las que elaboraron espejos, esculturas y cetros, así como orejeras, bezotes, cuentas e insignias con los que se decoraban las imágenes de los dioses yse engalanaban los altos dignatarios civile y militares de aquella época.

La concepción prehispánica de la obsidiana

A partir de datos del siglo XVI, John Clark realizó un profundo análisis respecto a la concepción nahua original de las variedades de obsidiana. Graciasa este estudio hoy conocemos cierta información que nos permite clasificarla conforme a sus atributos técnicos, estéticos y rituales: “Obsidiana blanca”, de color gris y transparente; “obsidiana de los maestros” otoltecaiztli, verde-azul con distintos grados de transparencia y brillo y que en ocasiones presenta tonalidades doradas (por su semejanza con elchalchíhuitlfue utilizada para la elaboración de ornamentos y objetos rituales);Itzcuinnitztli,obsidiana jaspeada, amarillo-café-rojo, comúnmente llamada meca o manchada, con la cual se hacían puntas de proyectil; “obsidiana común”, negra y opaca que servía para elaborar raspadores e instrumentos bifaciales; “obsidiana negra”, brillante y con distintos grados de translucidez y transparencia.

Uso medicinal de la obsidiana

Para los habitantes del México prehispánico, la obsidiana tuvo notables aplicaciones medicinales. Independientemente de su efectividad biológica, su utilización medicinal se debió, en gran medida, a la carga de sus atributos rituales y a sus propiedades físicas particulares, tal y como sucedió con la piedra verde ochalchihuitl, llamada comúnmente jade.

Como ejemplo de esta concepción mágico-ideológica y curativa de la obsidiana, comenta el padre Durán:“Acudían de todas partes a las dignidades de este templo de Texcatlipoca… para que les aplicasen la medicina divina, y así les embijaban con ella la parte donde sentían dolor, y sentían notable alivio… parecíales cosa celestial”.

Por su parte, y refiriéndose también a los beneficios medicinales de este cristal natural, Sahagún registró en su monumental Códice Florentino:“También decían que si una mujer preñada veía al sol o a la luna cuando se eclipsaba, la criatura que tenía en el vientre nacería mellados los bezos (labios hendidos)… por eso, las preñadas no osan mirar el eclipse, poníanle una navajuela de piedra negra en el seno, que tocase la carne”. En este caso, es notable que la obsidiana fuera utilizada a manera de amuleto protector contra los designios de los dioses que patrocinaban aquella batalla celeste.

Había la creencia, además, de que a causa de su semejanza con algunos órganos como el riñón o el hígado, los guijarros de río de obsidiana tenían el poder de curar dichas partes del cuerpo. Francisco Hernández consignó en su Historia Natural algunos aspectos técnicos y medicinales de los minerales con propiedades curativas.

Los cuchillos, navajas, espadas y puñales que usaban los indios, así como casi todos sus instrumentos cortantes eran de obsidiana, la piedra llamada por los indígenasiztli.El polvo de ésta, así en sus tonalidades azul, blanco y negro translúcido, mezclado con cristal igualmente pulverizado, quitaba nubesy glaucomas aclarando la vista.El toltecaiztli, o piedra de navaja abigarrada de color negro bermejo, tenía propiedades semejantes; eliztehuilotlera una piedra cristalina muy negra y brillante traída de la Mixteca Alta y perteneciente, sin duda, alas variedades deiztli. Se decía que ahuyentaba a los demonios, alejaba a las serpeintes y cuanto era venenoso y conciliaba, además, el favor de los príncipes.

Sobre el sonido de la obsidiana

Cuando la obsidiana se rompe y sus fragmentos se golpean entre sí, su sonido esmuy peculiar. Para los indígenas tenía un significado especial y comparaban el ruido precursor de las tempestades con una corriente de agua impetuosa. Entre los testimonios literarios al respecto está el poema Itzapan nonatzcayan(“lugar donde crujen en el agua las piedras de obsidiana”).

“Itzapan nantzcaya, la terriblemorada de los muertos, donde el cetro Mictlantecutli empuña majestuoso.Es la postrer mansión de los humanos, allí mora la luna, y a los muertos melancólica fase los alumbra:es la región de piedras de obsidiana, con gran rumor sobre las aguas crujeny rechinan y truenan y empujany forman tempestades pavorosas”.

Con base en el análisis de los códices Vaticano Latino y Florentino, el investigador Alfredo López-Austin concluyó que, de acuerdo con la mitología mexica, el octavo de los niveles que componen el espacio celeste tiene esquinas de lajas de obsidiana. Por su parte, el cuarto nivel del camino de los difuntos hacia elMictlánera de un espectacular “cerro de obsidianas”, mientras que en el quinto “predominaba el viento de obsidiana”. Finalmente, el noveno nivel era el “lugar de obsidiana de los muertos”, un espacio sin orificio para el humo llamado Itzmictlan apochcalocan.

Actualmente persiste la creencia popular de que la obsidiana tiene algunas de las cualidades que se le atribuían en el mundo prehispánico, por lo que aún se considera una piedra mágica y sagrada. Además, por ser un mineral de origen volcánico se le relaciona con el elemento fuego y se considera una piedra de autoconocimiento con carácter terapéutico, es decir, una“piedra que actúa al igual que un espejo cuya luz hiere a los ojos del ego que no desea ver su propio reflejo”. Debido a su belleza, a la obsidiana se le atribuyen cualidades esotéricas, las cuales, ahora que presenciamos el inicio de un nuevo milenio, proliferan de manera preocupante. ¡Y qué decir de su extensivo uso en la fabricación de todo tipo de souvenirs de obsidiana que se expenden en las zonas arqueológicas y los tianguis turísticos!

En suma, podemos concluir que la obsidiana, por sus peculiares características físicas y formas estéticas, sigue siendo un material utilitario y atractivo, tal como lo fue para las diversas culturas que habitaron nuestro país en tiempos pretéritos, cuando PPera considerada el mítico espejo, escudo generador y poseedor de las imágenes que reflejaba

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA  / ARTESANO CASIMIRO GARDEA OROZCO

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001La cultura de los pueblos que habitaron la península siempre ha causado un gran interés para los antropólogos y arqueólogos, también ha despertado el interés de la sociedad  que busca conocer y comprender el cómo vivían y concebían su espacio geográfico.

PUNTAS DE FLECHA COREL 12 5

Gracias a los escritos de los misioneros Jesuitas y Dominicos principalmente, nos ha llegado información acerca de su modo de vestir, alimentación y algunas de sus costumbres, aunque hay que señalar siempre con el sesgo característico de una cultura totalmente diferente. Fue en los últimos dos siglos (1800-2000) principalmente, cuando los investigaciones y reflexiones acerca de las culturas indígenas que habitaron la península dieron como resultado un mayor interés de la población por conocer y comprender de una manera más objetiva, estas culturas que lograron con el paso de los siglos adaptarse a un medio hostil.

Esta fascinación despertada ante el hallazgo de algunas puntas de flecha en 1977 en sus paseos por las cercanías de la ciudad de La Paz, especialmente durante sus caminatas por la playa El Conchalito, hace ya más de 35 años motivo en Casimiro Gardea Orozco, nacido en la Cd. de Chihuahua, Chih. Y avecindado en esta ciudad desde 1975, siendo sobreviviente del Ciclón Liza en 1976, por esta causa estando el internado en La ciudad de Los Niños y Niñas de La Paz y siendo aprendiz de Diseñador Gráfico en la imprenta, adquirió la costumbre de salir desde temprano los domingos a caminar por la playa . . .  durante estos paseos fue que encontró sus dos primeras puntas de flecha completas de un  tamaño aproximado a 4 pulgadas de largo en perfecto estado, siendo que él no conocía este tipo de herramientas, únicamente en el museo y en los libros,  dichas puntas se las mostro a una de las personas encargadas del internado que en unos de sus viajes a Italia las llevo quedando estas en las manos de una persona que trabajaba en uno de los museos de aquel país, de las cuales no volvió a saber de ellas, a cambio esta persona a su regreso le obsequio un cuchillo tallado de marfil que trajo de áfrica, a partir de ese entonces nació en el la costumbre de cada vez que salía a caminar… buscar y coleccionar piezas líticas, encontrando casi en su totalidad piezas fraccionadas o quebradas y esporádicamente piezas completas, su perseverancia le llevo a juntar más de 40 piezas completas en perfecto estado las cuales dono en el 2012 al Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para su exposición junto con un molar de camello prehistórico que encontró frente al antiguo hotel Gran Baja.

Su labor creativa no concluyo con la entrega de esta colección, sino que al darse cuenta de que la mayoría de las puntas de lanza y flecha que se encontraba estaban partidas o quebradas tal vez por el uso que se les dio al ser arrojadas contra sus presas o a la hora de estar haciendo su percutido se le quebró al autor original de las mismas y en base a artículos publicados en libros por investigadores decidió realizar con la técnica de percutido algunas puntas de flecha que después de muchos intentos logro sus primeras replicas (por mencionarlas así pero en su caso son originales, por lo regular ninguna pieza es igual a la otra) durante varios años estuvo guardando estas piezas, no quedando satisfecho con esto empezó a fabricar también hachas, después le nació la inquietud de hacerlas de una manera más completa y comenzó a confeccionar arcos con sus flechas haciendo los amarres con cordel de pesca, pero esto tampoco le satisfacía y comenzó a investigar el tipo de amarres que los indios californios usaban, leyendo el algún libro que ellos hacían lasillos machando las raíz del cardón, choya, ocotillos y magueyes silvestres, tratando de simular esta técnica intento buscar la manera de hacer algo similar a los hallazgos en las excavaciones, incluso uso hoja de palma pero no le parecía bien, hasta que en una charla en internet con un coleccionista argentino este le dijo que en algunas culturas utilizaban la fibra de la hoja del plátano para vendar las heridas y en algunos caso los hilos de las hojas para hacer suturas craneales, que lo intentara de esta manera, así lo hizo logrando lasillos muy parecidos a los utilizados por los antiguos californios, confirmándolo después cuando se le permitió la entrada al laboratorio del Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para observar los lasillos que ahí conservaban de un faldellín pericué hecho con nudillos de carrizo de más de 700 años de antigüedad en cual se le solicito les elaborara con esta técnica para colocar en un maniquí de una mujer pericué  junto con un pectoral de concha de madreperla para su compañero.

Ya logrado este paso comenzó confeccionar arcos completos con su flechas haciendo sus amarres con esta fibra de plátano poniendo mango a las hachas haciendo los amarres con esta fibra, logrando de esta manera piezas que envidiaría cualquier coleccionista de armas antiguas y así consiguió hacer su primera pequeña exposición durante el mes de mayo al mes de agosto de 2013 en Centro de Artes Tradiciones y Culturas Populares de Baja California sur.

Casimiro Gardea Orozco presento esta serie de objetos con la finalidad de que las personas obtengan una imagen de cómo eran utilizados y la importancia que tenían para las culturas de los indígenas californios dedicados principalmente a la caza y recolección de frutos y semillas. Además esta piezas son concebidas por el autor como una artesanía diferente tal vez, pero no menos importante al ser hechos con enorme destreza y habilidad..

Reconocemos la constante labor de este artesano que nos ofrece una interesante visión de la cultura de los antiguos californios, esperando que hayan disfrutado de esta muestra del talento y creativad de este Sudcaliforniano por adopción.

Hoy sus piezas están a la venta en:

 La Casa del Artesano Sudcaliforniano

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

Parque Cuauhtémoc   Bravo y Mutualismo Frente al Malecón

CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO 005TAMBIEN BUSCALAS EN:

Artesanías El Colibrí

Calle indendencia esq. Calle Madero contra esq. Jardín Velasco

Galería Parra

Calle Madero e/ 16 de Septiembre e Independencia

OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 002 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 011 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 010 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 009 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 008 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 007 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 006 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 005 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 004 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 003 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 001 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 012REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001

En su apariencia física, y de acuerdo con su grado de pureza y composición química, la obsidiana puede ser transparente, translúcida, brillante y reflejante, presentando coloraciones que van del negro al gris, dependiendo del espesor de la pieza y del yacimiento del que provenga. Así, la podemos encontrar en tonalidades verdes, cafés, violetas y en ocasiones azuladas, además de una variedad conocida como “obsidiana meca”, que se caracteriza por su coloración café-rojiza a causa de la oxidación de ciertos componentes metálicos.

Los habitantes del México antiguo convirtieron a la obsidiana en un excelente material para elaborar instrumentos y armas como navajas, cuchillos y puntas de proyectil. Al pulirla, los artistas precolombinos lograron superficies reflejantes en las que elaboraron espejos, esculturas y cetros, así como orejeras, bezotes, cuentas e insignias con los que se decoraban las imágenes de los dioses yse engalanaban los altos dignatarios civile y militares de aquella época.

La concepción prehispánica de la obsidiana

A partir de datos del siglo XVI, John Clark realizó un profundo análisis respecto a la concepción nahua original de las variedades de obsidiana. Graciasa este estudio hoy conocemos cierta información que nos permite clasificarla conforme a sus atributos técnicos, estéticos y rituales: “Obsidiana blanca”, de color gris y transparente; “obsidiana de los maestros” otoltecaiztli, verde-azul con distintos grados de transparencia y brillo y que en ocasiones presenta tonalidades doradas (por su semejanza con elchalchíhuitlfue utilizada para la elaboración de ornamentos y objetos rituales);Itzcuinnitztli,obsidiana jaspeada, amarillo-café-rojo, comúnmente llamada meca o manchada, con la cual se hacían puntas de proyectil; “obsidiana común”, negra y opaca que servía para elaborar raspadores e instrumentos bifaciales; “obsidiana negra”, brillante y con distintos grados de translucidez y transparencia.

Uso medicinal de la obsidiana

Para los habitantes del México prehispánico, la obsidiana tuvo notables aplicaciones medicinales. Independientemente de su efectividad biológica, su utilización medicinal se debió, en gran medida, a la carga de sus atributos rituales y a sus propiedades físicas particulares, tal y como sucedió con la piedra verde ochalchihuitl, llamada comúnmente jade.

Como ejemplo de esta concepción mágico-ideológica y curativa de la obsidiana, comenta el padre Durán:“Acudían de todas partes a las dignidades de este templo de Texcatlipoca… para que les aplicasen la medicina divina, y así les embijaban con ella la parte donde sentían dolor, y sentían notable alivio… parecíales cosa celestial”.

Por su parte, y refiriéndose también a los beneficios medicinales de este cristal natural, Sahagún registró en su monumental Códice Florentino:“También decían que si una mujer preñada veía al sol o a la luna cuando se eclipsaba, la criatura que tenía en el vientre nacería mellados los bezos (labios hendidos)… por eso, las preñadas no osan mirar el eclipse, poníanle una navajuela de piedra negra en el seno, que tocase la carne”. En este caso, es notable que la obsidiana fuera utilizada a manera de amuleto protector contra los designios de los dioses que patrocinaban aquella batalla celeste.

Había la creencia, además, de que a causa de su semejanza con algunos órganos como el riñón o el hígado, los guijarros de río de obsidiana tenían el poder de curar dichas partes del cuerpo. Francisco Hernández consignó en su Historia Natural algunos aspectos técnicos y medicinales de los minerales con propiedades curativas.

Los cuchillos, navajas, espadas y puñales que usaban los indios, así como casi todos sus instrumentos cortantes eran de obsidiana, la piedra llamada por los indígenasiztli.El polvo de ésta, así en sus tonalidades azul, blanco y negro translúcido, mezclado con cristal igualmente pulverizado, quitaba nubesy glaucomas aclarando la vista.El toltecaiztli, o piedra de navaja abigarrada de color negro bermejo, tenía propiedades semejantes; eliztehuilotlera una piedra cristalina muy negra y brillante traída de la Mixteca Alta y perteneciente, sin duda, alas variedades deiztli. Se decía que ahuyentaba a los demonios, alejaba a las serpeintes y cuanto era venenoso y conciliaba, además, el favor de los príncipes.

Sobre el sonido de la obsidiana

Cuando la obsidiana se rompe y sus fragmentos se golpean entre sí, su sonido esmuy peculiar. Para los indígenas tenía un significado especial y comparaban el ruido precursor de las tempestades con una corriente de agua impetuosa. Entre los testimonios literarios al respecto está el poema Itzapan nonatzcayan(“lugar donde crujen en el agua las piedras de obsidiana”).

“Itzapan nantzcaya, la terriblemorada de los muertos, donde el cetro Mictlantecutli empuña majestuoso.Es la postrer mansión de los humanos, allí mora la luna, y a los muertos melancólica fase los alumbra:es la región de piedras de obsidiana, con gran rumor sobre las aguas crujeny rechinan y truenan y empujany forman tempestades pavorosas”.

Con base en el análisis de los códices Vaticano Latino y Florentino, el investigador Alfredo López-Austin concluyó que, de acuerdo con la mitología mexica, el octavo de los niveles que componen el espacio celeste tiene esquinas de lajas de obsidiana. Por su parte, el cuarto nivel del camino de los difuntos hacia elMictlánera de un espectacular “cerro de obsidianas”, mientras que en el quinto “predominaba el viento de obsidiana”. Finalmente, el noveno nivel era el “lugar de obsidiana de los muertos”, un espacio sin orificio para el humo llamado Itzmictlan apochcalocan.

Actualmente persiste la creencia popular de que la obsidiana tiene algunas de las cualidades que se le atribuían en el mundo prehispánico, por lo que aún se considera una piedra mágica y sagrada. Además, por ser un mineral de origen volcánico se le relaciona con el elemento fuego y se considera una piedra de autoconocimiento con carácter terapéutico, es decir, una“piedra que actúa al igual que un espejo cuya luz hiere a los ojos del ego que no desea ver su propio reflejo”. Debido a su belleza, a la obsidiana se le atribuyen cualidades esotéricas, las cuales, ahora que presenciamos el inicio de un nuevo milenio, proliferan de manera preocupante. ¡Y qué decir de su extensivo uso en la fabricación de todo tipo de souvenirs de obsidiana que se expenden en las zonas arqueológicas y los tianguis turísticos!

En suma, podemos concluir que la obsidiana, por sus peculiares características físicas y formas estéticas, sigue siendo un material utilitario y atractivo, tal como lo fue para las diversas culturas que habitaron nuestro país en tiempos pretéritos, cuando PPera considerada el mítico espejo, escudo generador y poseedor de las imágenes que reflejaba

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA  / ARTESANO CASIMIRO GARDEA OROZCO

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001La cultura de los pueblos que habitaron la península siempre ha causado un gran interés para los antropólogos y arqueólogos, también ha despertado el interés de la sociedad  que busca conocer y comprender el cómo vivían y concebían su espacio geográfico.

PUNTAS DE FLECHA COREL 12 5

Gracias a los escritos de los misioneros Jesuitas y Dominicos principalmente, nos ha llegado información acerca de su modo de vestir, alimentación y algunas de sus costumbres, aunque hay que señalar siempre con el sesgo característico de una cultura totalmente diferente. Fue en los últimos dos siglos (1800-2000) principalmente, cuando los investigaciones y reflexiones acerca de las culturas indígenas que habitaron la península dieron como resultado un mayor interés de la población por conocer y comprender de una manera más objetiva, estas culturas que lograron con el paso de los siglos adaptarse a un medio hostil.

Esta fascinación despertada ante el hallazgo de algunas puntas de flecha en 1977 en sus paseos por las cercanías de la ciudad de La Paz, especialmente durante sus caminatas por la playa El Conchalito, hace ya más de 35 años motivo en Casimiro Gardea Orozco, nacido en la Cd. de Chihuahua, Chih. Y avecindado en esta ciudad desde 1975, siendo sobreviviente del Ciclón Liza en 1976, por esta causa estando el internado en La ciudad de Los Niños y Niñas de La Paz y siendo aprendiz de Diseñador Gráfico en la imprenta, adquirió la costumbre de salir desde temprano los domingos a caminar por la playa . . .  durante estos paseos fue que encontró sus dos primeras puntas de flecha completas de un  tamaño aproximado a 4 pulgadas de largo en perfecto estado, siendo que él no conocía este tipo de herramientas, únicamente en el museo y en los libros,  dichas puntas se las mostro a una de las personas encargadas del internado que en unos de sus viajes a Italia las llevo quedando estas en las manos de una persona que trabajaba en uno de los museos de aquel país, de las cuales no volvió a saber de ellas, a cambio esta persona a su regreso le obsequio un cuchillo tallado de marfil que trajo de áfrica, a partir de ese entonces nació en el la costumbre de cada vez que salía a caminar… buscar y coleccionar piezas líticas, encontrando casi en su totalidad piezas fraccionadas o quebradas y esporádicamente piezas completas, su perseverancia le llevo a juntar más de 40 piezas completas en perfecto estado las cuales dono en el 2012 al Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para su exposición junto con un molar de camello prehistórico que encontró frente al antiguo hotel Gran Baja.

Su labor creativa no concluyo con la entrega de esta colección, sino que al darse cuenta de que la mayoría de las puntas de lanza y flecha que se encontraba estaban partidas o quebradas tal vez por el uso que se les dio al ser arrojadas contra sus presas o a la hora de estar haciendo su percutido se le quebró al autor original de las mismas y en base a artículos publicados en libros por investigadores decidió realizar con la técnica de percutido algunas puntas de flecha que después de muchos intentos logro sus primeras replicas (por mencionarlas así pero en su caso son originales, por lo regular ninguna pieza es igual a la otra) durante varios años estuvo guardando estas piezas, no quedando satisfecho con esto empezó a fabricar también hachas, después le nació la inquietud de hacerlas de una manera más completa y comenzó a confeccionar arcos con sus flechas haciendo los amarres con cordel de pesca, pero esto tampoco le satisfacía y comenzó a investigar el tipo de amarres que los indios californios usaban, leyendo el algún libro que ellos hacían lasillos machando las raíz del cardón, choya, ocotillos y magueyes silvestres, tratando de simular esta técnica intento buscar la manera de hacer algo similar a los hallazgos en las excavaciones, incluso uso hoja de palma pero no le parecía bien, hasta que en una charla en internet con un coleccionista argentino este le dijo que en algunas culturas utilizaban la fibra de la hoja del plátano para vendar las heridas y en algunos caso los hilos de las hojas para hacer suturas craneales, que lo intentara de esta manera, así lo hizo logrando lasillos muy parecidos a los utilizados por los antiguos californios, confirmándolo después cuando se le permitió la entrada al laboratorio del Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para observar los lasillos que ahí conservaban de un faldellín pericué hecho con nudillos de carrizo de más de 700 años de antigüedad en cual se le solicito les elaborara con esta técnica para colocar en un maniquí de una mujer pericué  junto con un pectoral de concha de madreperla para su compañero.

Ya logrado este paso comenzó confeccionar arcos completos con su flechas haciendo sus amarres con esta fibra de plátano poniendo mango a las hachas haciendo los amarres con esta fibra, logrando de esta manera piezas que envidiaría cualquier coleccionista de armas antiguas y así consiguió hacer su primera pequeña exposición durante el mes de mayo al mes de agosto de 2013 en Centro de Artes Tradiciones y Culturas Populares de Baja California sur.

Casimiro Gardea Orozco presento esta serie de objetos con la finalidad de que las personas obtengan una imagen de cómo eran utilizados y la importancia que tenían para las culturas de los indígenas californios dedicados principalmente a la caza y recolección de frutos y semillas. Además esta piezas son concebidas por el autor como una artesanía diferente tal vez, pero no menos importante al ser hechos con enorme destreza y habilidad..

Reconocemos la constante labor de este artesano que nos ofrece una interesante visión de la cultura de los antiguos californios, esperando que hayan disfrutado de esta muestra del talento y creativad de este Sudcaliforniano por adopción.

Hoy sus piezas están a la venta en:

 La Casa del Artesano Sudcaliforniano

LA PAZ, BAJA CALIFORNIA SUR

Parque Cuauhtémoc   Bravo y Mutualismo Frente al Malecón

CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO 005TAMBIEN BUSCALAS EN:

Artesanías El Colibrí

Calle indendencia esq. Calle Madero contra esq. Jardín Velasco

Galería Parra

Calle Madero e/ 16 de Septiembre e Independencia

OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 002 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 011 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 010 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 009 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 008 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 007 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 006 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 005 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 004 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 003 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 001 OBSIDIANA NEGRA, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 012REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001

OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 006 OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 013 OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 007 OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 002 OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 003 OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 004 OBSIDIANA NEGRA, OBSIDIAN BLACK, LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR 005

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s