Lugares donde los cadáveres simplemente yacen a tu alrededor

 

  • lugares donde los cadaveres . . .

    Los cadáveres ahumados de Papúa-Nueva Guinea.¿Alguna vez has estado en la casa de alguien, notaron que tenían las cenizas de su abuelo en exhibición en la sala, y pensaste que era un poco morboso? Entonces deja de leer. No mires la siguiente foto. En serio, no.

    Así es como el pueblo Kuku-Kuku de Aseki en Papúa-Nueva Guinea recuerda a sus abuelos: cuando se sienten nostálgicos por un familiar perdido, simplemente ven los cadáveres ahumados observando sobre su villa desde su cómoda galería de madera y dicen “oh, espera, allí está él. ¡Hola, abuelo!”

    Y sí, dijimos “cadáveres ahumados”. Como en sostienen el cuerpo muerto sobre un fuego, después esperan hasta que el humo succiona la humedad y añade una magia antibacteriana que lo imbuye con el rico sabor del mezquite. Pero aun no están haciendo esta cosa hoy, ¿no? ¡Claro que sí! Cuando un miembro de la tribu estira la pata, a veces sus parientes se deciden por entierros cristianos, y a veces simplemente ponen los cuerpos sobre fuego para que se ahúmen. Para acelerar el proceso, los familiares repetidamente apuñalan el cuerpo para sacarle sus fluidos, y extraen los órganos suaves y fácilmente descomponibles a través de una espita anal.

    Algunos de estos cuerpos ahumados son puestos en cuevas, pero otros (presumiblemente los más bonitos) se encuentran sentados en la entrada. Los Kuku-Kuku usan el mismo marco de bambú que soportaba el cuerpo mientras colgaba rostizándose sobre las llamas para llevarlo a la cima del risco. Entonces el marco pasa a soportar el cuerpo momificado mientras observa a la villa debajo. ¿Y la mejor parte? Puedes pasar por este espectáculo morboso mientras visitas la región: chequen este video turístico por lo demás insignificante que se vuelve interesante alrededor de 3:30, mientras se cruzan con los cadáveres ahumados.

    Después de eso, el cuerpo se queda allá arriba, al menos hasta que los parientes deciden bajarlo para qué tome parte en alguna celebración de la villa o la fiesta de cumpleaños #10 de un nieto o algo. Al menos esperamos que eso sea todo para lo que bajan los cuerpos, porque aparte de preservar a los muertos, los Kuku-Kuku supuestamente participan del canibalismo. Pero la espita anal aun suena como la peor parte.

    #5: Los cenotes de México.

    Una razón por la que el sitio de Chichén Itzá en Yucatán, México, es popular con los turistas es la abundancia de cenotes: básicamente, las piscinas de la naturaleza. Algunos son pequeños y turbios, como un gimnasio comunitario, pero otros son tan grandes y majestuosos como piscinas olímpicas. Uno de estos, el Cenote Sagrado, parece ser un feliz destino para toda la familia:

    Y si escuchas a la gente que ha estado allí, es exactamente lo que parecen pensar que es: un buen lugar para dar una zambullida con los niños, gracias a su agua azul claro, rica en minerales. No, nada siniestro aquí. Esto es, hasta que buceas, miras alrededor, y te cruzas con este tipo relajándose en el fondo:

    Oh, y no está solo. Ni cerca de eso.

    Resulta que puedes encontrar los restos de cientos de personas en estos cenotes, así que puedes agradecerle a esos huesos por todos los minerales en tu piel. Puedes estar pensando que las condiciones de seguridad en este lugar dejan mucho que desear, pero no te preocupes, no resbalaron y cayeron: la mayoría de los cuerpos fueron puestos aquí intencionalmente, habiendo sido asesinados siglos atrás por los mayas en sacrificios humanos en nombre de Chaak, el dios de la lluvia. Estamos bastante seguros que si orinas en esta agua, Chaak aparece y te cercena la polla.

    Los mayas creían que matar en nombre de Chaak aseguraba lluvias y cosechas abundantes. Usualmente, matarían una víctima y después dejarían caer el cuerpo en el cenote, a veces arrancando el corazón del pecho del hombre primero, presumiblemente por la pura fuerza de la costumbre. Otras veces, tirarían a la víctima viva y la verían agitarse en el agua. La mayoría se ahogaría, pero si uno no lo hacía y lograba regresar a salvo, sería considerado un nuevo mensajero divino y pasaría el resto de su vida en la gloria.

    ¿Y el paradisiaco tono “azul claro” en el agua? Eso es parcialmente porque los mayas pintarían a sus víctimas, vivas y muertas, con un pigmento que ahora llamamos azul maya, un misterioso tinte vívido que dura por siglos sin desvanecerse y que los científicos estudiaron por años sin determinar cómo era hecho. De hecho, tanto pigmento entró en el Cenote Sagrado que el fondo del cenote ahora contiene una capa de fango azul… una capa de maquillaje para muertos sacrificados de 14 pies de grosor.

    #4: Los ataúdes colgantes de Asia.

    El paisaje del Distrito Yibin de la Provincia de Sichuan al sur de China es innegablemente asombroso… por ejemplo, checa este magnífico risco:

    Bonito, ¿no? Pero espera, ¿Qué son esas cosas negras unidas al risco? ¿Son estas pancartas? En un modo, sí. Las pancartas más morbosas de la historia. Den un vistazo más de cerca:

    Estos son ataúdes reales con cadáveres reales dentro en la ladera del risco, y tenemos al pueblo Bo de China suroccidental para culpar por esta visión en partes iguales desconcertante y pesadillesca. Los Bo se perdieron en los anales del tiempo cuando fueron aplastados por la Dinastía Ming, y como resultado mucha de su historia es desconocida. Hoy son recordados principalmente por su inexplicada habilidad para poner ataúdes pesados construidos de troncos sólidos de madera dura a cientos de pies en lo alto de riscos verticales en una era cuando los humanos estaban comenzando a determinar cómo explotarse efectivamente los unos a los otros. ¿Por qué hicieron esto? La única gente que lo sabe ahora está en estos riscos.

    Aunque una vez hubo decenas de miles de estos ataúdes, hoy sólo unos pocos cientos permanecen… significando que, sí, miles de miles de ellos han caído de los riscos con el tiempo. Y China no es el único lugar en el que puedes encontrarte paseando a través de una versión horriblemente literal de “It’s Raining Men”, porque la gente de Sagada en las Filipinas practica el mismo ritual hasta el día de hoy.

    Continuando con una tradición que se ha extendido por más de 2 milenios, cuando un anciano sagadano está a punto de estirar la pata, aborda la tarea de tallarse un receptáculo para sus restos mortales. Una vez que el día inevitable llega, salta dentro (probablemente no motu proprio) y su familia lleva el ataúd recién llenado a los riscos para que su querido fallecido pueda unirse a sus ancestros allí. A veces los ataúdes están colgando del mismo modo que el antiguo ritual Bo; otras veces los apilan dentro de la entrada de cuevas como Legos de Ed Gein:

    Y porque el área no está regulada y los turistas son imbéciles, con los años unas pocas personas han decidido llevarse un peroné o 3 como suvenires. Si las circunstancias alguna vez te llevan allí, recomendamos mantener tu distancia. Tú sabes, para mostrar algo de maldito respeto, y también porque nunca sabes cuando alguien puede estar viendo.

     

    #3: Las Costas de los Esqueletos.Digamos que estás disfrutando de una relajante caminata por la playa cuando sientes una superficie dura bajo tu pie descalzo: es un hueso humano. Entones miras un poco más lejos y ves otro. Y otro. Y otro. No es sólo una persona… hay toda una orgía de esqueletos bajo tus pies. Ese es un escenario totalmente viable en la playa El Conchalito en Baja California Sur, México, donde montones de esqueletos esperan apenas enterrados, deseando que un turista desprevenido tropiece y les dé un gran beso.

    Los residentes del área se quejaron por primera vez de los restos humanos asesinos de erecciones en su playa en 1981, y las autoridades probablemente imaginaron que eran sólo asesinatos de carteles o algo mundano como eso. Los arqueólogos, no obstante, revelaron que siglos atrás la playa fue usada por nómadas antiguos que enterraron sus fallecidos alrededor de toda el área de la bahía… y porque eso no era lo suficientemente loco para la sociedad mexicana pre-colonial, después excavaron los cuerpos para poder pintarlos de rojo y los enterraron de nuevo, sólo por diversión.

    Y, ves, por eso algunos restos humanos encontrados allí son rojos. No, esto no es una conspiración para esconder la existencia de antiguas bestias inhumanas, no señor.

    Y sí, no es raro para algún caminante de la playa divisar a un enemigo del Capitán América mirándolo desde el suelo, especialmente al final de la temporada de huracanes. Más de 50 sitios de entierro ritual han sido encontrados en la playa, lo que de algún modo aun atrae a los bañistas.

    Esta no es la única playa cubierta de esqueletos esperando desenterrarse como en un juego de Zelda, sin embargo: también está la Costa de los Esqueletos en Namibia, África. Si te estás preguntando porque un país voluntariamente daría a uno de sus puntos turísticos un nombre como ese, considera el hecho que solía ser conocida como “Las Arenas del Infierno”. Ambos nombres son adecuados, si nos preguntas.

    Esta “playa” es más como un enorme desierto incómodamente puesto al lado del mar por una loca deidad jugadora de Sim City. De nuevo, es bastante fácil encontrarse con un cráneo en la arena, la mayoría perteneciente a antiguos marineros buscando diamantes que, tras encontrar suficientes piedras para volverse ricos, murieron de sed al perderse en la vastedad de las orillas. Pero al menos permanecieron alegres: “estoy procediendo a un río 60 millas al norte, y de alguien encontrar esto y seguirme, Dios lo ayude”, dijo una nota encontrada en la arena… al lado de un cadáver.

    #2: El Lago Roopkund.

    Las montañas no son la única cosa digna de visitar en los Himalayas. Tomen el lago glacial Roopkund, que durante el invierno luce como el lugar perfecto para patinar mano a mano con tu media naranja:

    Cuando se deshiela, no obstante… pues, allí es cuando las cosas se ponen interesantes (en una especie de modo de película de terror). Cuando el hielo se derrite, el área entera rodeando al lago se revela absolutamente repleta de huesos descartados, como si el Coronel Sanders una vez escogiera este punto para darse el picnic más patea traseros de la historia. También, el buen coronel es un caníbal en esta descripción, suponemos, porque estos huesos son de la variedad humana.

    El Lago Esqueleto, como a veces es llamado, fue descubierto en 1942 cuando un guardabosques se tropezó con cientos y cientos de esqueletos flotando en y rodeando este diminuto lago de montaña. Presumiblemente a ese pobre, desprevenido guardabosques se le requirió que inmediatamente notificara su descubrimiento debido al hecho que había causado que el lago subiera a niveles de inundación con su orín.

    La especulación inicial fue que los restos pertenecían a soldados japoneses que, durante la Segunda Guerra Mundial, vagaron por el área y descubrieron que los Aliados no eran las únicas cosas que podían ser inhospitalarios. Investigaciones posteriores concluyeron que los huesos en su lugar eran los del “General Zorawar Singh de Cachemira y sus hombres, quienes se dice que perdieron su camino y perecieron en los altos Himalayas en su viaje de retorno después de la Batalla del Tíbet en 1841”. Pero eso también estaba equivocado… porque los cuerpos eran mucho más antiguos que eso.

    Verás, el folklore local hablaba del Rey Jasdhawal de Kanauj, que, en los días medievales, hizo una celebración épica en estas montañas. La deidad local, Latu, no estaba para aguantar esa mierda, así que se cagó completamente en esta fiesta al hacer llover muerte sobre el rey y su séquito desde los cielos.

    Pero eso no puede ser cierto, ¿no? Pues, en 2004, científicos de National Geographic decidieron llegar al fondo de este lago, por así decirlo, y lo que descubrieron era que había más verdad en el folklore de lo que se creyó previamente. Los huesos de hecho databan del año 850, y estudios forenses de algo más de 600 cráneos localizados en el área revelaron que todos habían muerto de golpes penetrantes desde arriba… una repentina tormenta de granizo fenomenalmente grande.

    ¿La moraleja de la historia? No festejes al alcance del oído de deidades himalayas: son grandes fans de su sueño de belleza, aparentemente.

    #1: Los cadáveres congelados del Everest.

    Cada año, cientos de personas pagan miles de dólares por el privilegio de escalar el Monte Everest… pero lo que al concejo de turismo nepalés no le gusta anunciar es que alrededor de 240 escaladores han muerto tratando de llegar a la cima, y la mayoría de ellos aun está allá arriba. De hecho, hay una sección de la montaña llamada Valle Arcoíris donde docenas de cuerpos son visibles debido a sus chaquetas de escaladores brillantemente coloreadas.

    Verás, la parte de escalar en realidad no es tan dura (es como estar en una máquina de ejercicios por un tiempo muy largo), sino que es la altitud la que usualmente puede contigo. Una vez que pasas la marca de los 26,000 pies, entras en la zona de la muerte (protagonizada por Christopher Walken): hay tan poco oxígeno a esa altitud que el cuerpo humano no puede sobrevivir. Y, básicamente, si te quedas allí por demasiado tiempo, comienzas a convertirte lentamente en Jack Nicholson al final de El Resplandor. Algunas personas simplemente se caen del cansancio y se quedan en esa posición para siempre.

    Y sí, muchos de estos cuerpos están en la ruta que los escaladores usualmente toman. Uno de tales cuerpos es el del escalador británico David Sharp, que no trajo suficiente oxígeno, se cansó, y se sentó para descansar en una pequeña cueva cerca de la cima que ya estaba habitada por otro escalador muerto conocido como Botas Verdes.


    Lo cual es extraño, porque obviamente son amarillas.

    Después, un grupo de otros escaladores pasó y vio a Sharp sentado allí con la mitad de su cuerpo congelado… y allí es cuando murmuró su nombre y se dieron cuenta que aun estaba vivo. Hasta fue filmado cuando un equipo de documentales caminó al lado, pero no había nada que pudieran hacer por él: en la zona de la muerte, la gente apenas puede caminar, mucho menos cargar un cuerpo. Y por eso es que Nepal no va allá arriba y remueve los cuerpos: muchos que lo han intentando han terminado uniéndoseles.

    Pero hey, al menos estas personas terminaron sirviendo como puntos de referencia para otros escaladores, como la pobre Francys Arsentiev aquí:

 

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA
LA PAZ BCS

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA

ARTESANO CASIMIRO GARDEA OROZCO
La cultura de los pueblos que habitaron la península siempre ha causado un gran interés para los antropólogos y arqueólogos, también ha despertado el interés de la sociedad  que busca conocer y comprender el cómo vivían y concebían su espacio geográfico.

PUNTAS DE FLECHA COREL 12 5

Gracias a los escritos de los misioneros Jesuitas y Dominicos principalmente, nos ha llegado información acerca de su modo de vestir, alimentación y algunas de sus costumbres, aunque hay que señalar siempre con el sesgo característico de una cultura totalmente diferente. Fue en los últimos dos siglos (1800-2000) principalmente, cuando los investigaciones y reflexiones acerca de las culturas indígenas que habitaron la península dieron como resultado un mayor interés de la población por conocer y comprender de una manera más objetiva, estas culturas que lograron con el paso de los siglos adaptarse a un medio hostil.

replica de hacha prehistorica2

Esta fascinación despertada ante el hallazgo de algunas puntas de flecha en 1977 en sus paseos por las cercanías de la ciudad de La Paz, especialmente durante sus caminatas por la playa El Conchalito, hace ya más de 35 años motivo en Casimiro Gardea Orozco, nacido en la Cd. de Chihuahua, Chih. Y avecindado en esta ciudad desde 1975, siendo sobreviviente del Ciclón Liza en 1976, por esta causa estando el internado en La ciudad de Los Niños y Niñas de La Paz y siendo aprendiz de Diseñador Gráfico en la imprenta, adquirió la costumbre de salir desde temprano los domingos a caminar por la playa . . .  durante estos paseos fue que encontró sus dos primeras puntas de flecha completas de un  tamaño aproximado a 4 pulgadas de largo en perfecto estado, siendo que él no conocía este tipo de herramientas, únicamente en el museo y en los libros,  dichas puntas se las mostro a una de las personas encargadas del internado que en unos de sus viajes a Italia las llevo quedando estas en las manos de una persona que trabajaba en uno de los museos de aquel país, de las cuales no volvió a saber de ellas, a cambio esta persona a su regreso le obsequio un cuchillo tallado de marfil que trajo de áfrica, a partir de ese entonces nació en el la costumbre de cada vez que salía a caminar… buscar y coleccionar piezas líticas, encontrando casi en su totalidad piezas fraccionadas o quebradas y esporádicamente piezas completas, su perseverancia le llevo a juntar más de 40 piezas completas en perfecto estado las cuales dono en el 2012 al Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para su exposición junto con un molar de camello prehistórico que encontró frente al antiguo hotel Gran Baja.

replicas liticas 001

Su labor creativa no concluyo con la entrega de esta colección, sino que al darse cuenta de que la mayoría de las puntas de lanza y flecha que se encontraba estaban partidas o quebradas tal vez por el uso que se les dio al ser arrojadas contra sus presas o a la hora de estar haciendo su percutido se le quebró al autor original de las mismas y en base a artículos publicados en libros por investigadores decidió realizar con la técnica de percutido algunas puntas de flecha que después de muchos intentos logro sus primeras replicas (por mencionarlas así pero en su caso son originales, por lo regular ninguna pieza es igual a la otra) durante varios años estuvo guardando estas piezas, no quedando satisfecho con esto empezó a fabricar también hachas, después le nació la inquietud de hacerlas de una manera más completa y comenzó a confeccionar arcos con sus flechas haciendo los amarres con cordel de pesca, pero esto tampoco le satisfacía y comenzó a investigar el tipo de amarres que los indios californios usaban, leyendo el algún libro que ellos hacían lasillos machando las raíz del cardón, choya, ocotillos y magueyes silvestres, tratando de simular esta técnica intento buscar la manera de hacer algo similar a los hallazgos en las excavaciones, incluso uso hoja de palma pero no le parecía bien, hasta que en una charla en internet con un coleccionista argentino este le dijo que en algunas culturas utilizaban la fibra de la hoja del plátano para vendar las heridas y en algunos caso los hilos de las hojas para hacer suturas craneales, que lo intentara de esta manera, así lo hizo logrando lasillos muy parecidos a los utilizados por los antiguos californios, confirmándolo después cuando se le permitió la entrada al laboratorio del Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para observar los lasillos que ahí conservaban de un faldellín pericué hecho con nudillos de carrizo de más de 700 años de antigüedad en cual se le solicito les elaborara con esta técnica para colocar en un maniquí de una mujer pericué  junto con un pectoral de concha de madreperla para su compañero.

replicas liticas 002

Ya logrado este paso comenzó confeccionar arcos completos con su flechas haciendo sus amarres con esta fibra de plátano poniendo mango a las hachas haciendo los amarres con esta fibra, logrando de esta manera piezas que envidiaría cualquier coleccionista de armas antiguas y así consiguió hacer su primera pequeña exposición durante el mes de mayo al mes de agosto de 2013 en Centro de Artes Tradiciones y Culturas Populares de Baja California sur.

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001

Casimiro Gardea Orozco presento esta serie de objetos con la finalidad de que las personas obtengan una imagen de cómo eran utilizados y la importancia que tenían para las culturas de los indígenas californios dedicados principalmente a la caza y recolección de frutos y semillas. Además esta piezas son concebidas por el autor como una artesanía diferente tal vez, pero no menos importante al ser hechos con enorme destreza y habilidad..

CASA DEL ARTESANO SUCALIFORNIANO 6

Reconocemos la constante labor de este artesano que nos ofrece una interesante visión de la cultura de los antiguos californios, esperando que hayan disfrutado de esta muestra del talento y creativad de este Sudcaliforniano por adopción.

Hoy sus piezas están a la venta en:
 La Casa del Artesano Sudcaliforniano
Parque Cuauhtémoc   Bravo y Mutualismo Frente al Malecón

CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO 005 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: