UNA CUEVA ENTIERRO EN BAJA CALIFORNIA LA COLECCIÓN PALMER, 1887

UNA CUEVA ENTIERRO EN BAJA
CALIFORNIA

LA COLECCIÓN PALMER, 1887

 POR  WILLIAM C. MASSEY y Carolyn M. OSBORNE

 ANTROPOLÓGICA RECORDS  Vol. 16, No. 8

UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA PUBLICACIONES  ANTROPOLÓGICOS RECORDS

Editores (Berkeley): JH Rowe, RF Millon, DM Schneider
Volumen 16, No. 8, pp 339-364, placas 12-17, 7 figuras en el texto,.
2 mapas

Presentada por los editores de 16 de mayo 1960
Publicado 12 de mayo 1961       Precio, $ 1.00

University of California Press de Berkeley y Los Angeles California

Cambridge University Press  Londres, Inglaterra

Fabricado en los Estados Unidos de América


PRÓLOGO

En 1888 una colección arqueológica de material de Bahía de Los Ángeles, en Baja California fue depositado en el Museo Nacional de los Estados Unidos por el Dr. Edward Palmer. Aunque el material fue debidamente catalogado, junto con las notas del Dr. Palmer, se ha ido no descrito hasta el presente.

Dr. Robert F. Heizer llama esta colección para la atención del autor principal, en 1948. En ese momento la arqueología de Baja California recibía énfasis en la Universidad de California debido a los intereses de los Asociados en Tropical Biogeografía, bajo la presidencia del Dr. CO Sauer. El difunto profesor EW Gifford, entonces conservador del Museo de Antropología de la Universidad de California, organizó con el Dr. T. Dale Stewart, del Museo Nacional de los Estados Unidos para un préstamo de estudio temporal de la colección.

Desde el principio, la división del trabajo entre los autores ha sido sobre todo en términos de “duros” y “blandos” artefactos. Massey ha manejado los análisis de los artefactos imperecederas, sus distribuciones etnográficos y arqueológicos, y la distribución de todos los artefactos para Baja California. La señora Osborne se ha ocupado de la red, los textiles y cuerdas, y la distribución de sus técnicas fuera de Baja California. Dr. Lila M. O’Neale comenzó el análisis de los textiles y la compensación y la dirigió hasta su muerte prematura. Profesor EW Gifford asesoró en la descripción inicial de los artefactos imperecederas.

Esta presentación se ha retrasado por muchas razones, pero los años de intervención han añadido mucha información detallada a los datos originales, tanto en la literatura de la antropología y en el trabajo de campo posterior.

Estamos muy agradecidos a los amigos, pasados ​​y presentes, por su ayuda y estímulo. Queremos agradecer el apoyo del Departamento de Antropología de la Universidad de California, por las fotografías de los materiales imperecederos. Debo dar las gracias a Bob Ormsby, un estudiante de la Universidad de Washington, por los dibujos de malla. El resto de los dibujos y los mapas fueron hechos por June M. Massey. Reconocemos con gratitud la ayuda de la señora de Gene Márquez, cuyos servicios como mecanógrafa fueron proporcionados por el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Florida.

Por encima de todo queremos dedicar este pequeño trabajo a la memoria de dos maestros y trabajadores incansables en la antropología y en la humanidad: Dr. Lila M. O’Neale y Profesor EW Gifford.

WCM
OCM


CONTENIDOS

Página
Prefacio iii
Introducción 339
Fondo etnográfico 339
El sitio 341
Los entierros 341
Artefactos 341
Piedra 341
Hueso 342
Cáscara 342
Tiestos de basura 343
Madera 343
Cordelería y textiles 345
Usos más simple de cable de preparado 345
Haftings 346
Estera 346
Red 347
Delantal Emplumada o capa 349
Capa del pelo humano 349
Banda Tump 350
Tela de algodón 351
Resumen y conclusiones 351
Bibliografía 352
Explicación de placas 356
MAPAS
1. Baja California, con la ubicación de Bahía de Los Ángeles 339
2. Los grupos lingüísticos de Baja California 340
CIFRAS
1. Detalle de flecha o dardo (139.587), mostrando pastinaca
punto de la columna vertebral y la depresión en forma de copa en el extremo trasero 344
2. Técnica de esteras Tie-torcido 346
Técnica 3. Square-nudo 347
4. Método de comenzar redecillas y redes de transporte 347
5. Detalle de borde inferior, provisto de redecilla 348
6. Detalle del borde inferior, se reunieron del valor neto contable 348
7. Detalle que muestra la inserción de las plumas en los tirones de
valor neto contable 349

Mapa 1. Baja California, con la ubicación de Bahía de Los Ángeles.
Mapa 1. Baja California, con la ubicación de Bahía de Los Ángeles.

[Pág 339]

UNA CUEVA ENTIERRO EN BAJA CALIFORNIA

LA COLECCIÓN PALMER, 1887

POR WILLIAM C. MASSEY y Carolyn M. OSBORNE

 

INTRODUCCIÓN

En diciembre de 1887 el Dr. Edward Palmer, el naturalista, zarpó desde el puerto de Guaymas, en Sonora, cruzó el Golfo de California, y aterrizó en Bahía de Los Ángeles en la península de Baja California. Entonces, como ahora, había una operación de extracción de oro modesto en la bahía. Durante su breve estancia en la estación de la minería, el Dr. Palmer excavado una pequeña cueva natural que había sido utilizado por los indios que estaban entonces extinguido en esa parte de la península.

Siete esqueletos parcialmente perturbados y una variedad de artefactos asociados fueron recogidos y depositados en el Museo Nacional de los Estados Unidos. La colección también incluye algunos fragmentos de cerámica y conchas de un basurero en las orillas de la bahía. Todos estos artículos se enumeran y describen brevemente en el Informe Anual del Museo Nacional de los Estados Unidos para el año 1888 (pp. 127-129).

Aparte del valor intrínseco de la presentación de material arqueológico de la zona poco conocida de Baja California, la Colección Palmer tiene especial importancia debido a su origen geográfico inmediato. Bahía de Los Angeles se encuentra en la parte de Baja California más accesible a la parte continental de México ( mapa 1 ). No sólo hay una cercanía física relativa, pero la forma islas del Golfo aquí una serie de “escalones” de Bahía de Los Angeles a través de la isla Tiburón, sede del Seri, y desde allí hasta la costa continental adyacente de Sonora.

La bahía se encuentra en la región del desierto centro-norte de la península, donde el ambiente es especialmente difícil debido a la aridez extrema, la escasez de agua de la superficie, y la consiguiente escasez de vida vegetal y animal.

En vista de estas condiciones, se ha sugerido que el Seri puede ser descendientes de las personas que, apremiados por la pobreza del medio ambiente de esta sección de Baja California, puede haber movido a través del Golfo de la isla Tiburón y Sonora (Kroeber, 1931, pp. 5, 49-50). Esta hipótesis ha apelado a un arqueólogo California, aunque en la actualidad no hay pruebas suficientes de la arqueología o la etnografía ya sea para apoyar o para negarlo (Rogers, 1945, p. 194). Sin embargo, la colección arqueológica de Bahía de Los Ángeles Qué indica el comercio y algún contacto a través del Golfo.

En este énfasis papel se coloca en la evaluación de la Colección Palmer con respecto a la arqueología y la etnografía conocido de Baja California.

 ANTECEDENTES ETNOGRÁFICA

Los indios que habitaban la zona de los alrededores de Bahía de Los Ángeles hablaban el idioma Borjeño del grupo Peninsular Yuman, de la familia de las lenguas Yuman ( mapa 2 ). Fueron lingüísticamente e históricamente relacionados con otros grupos de habla Yuman de la península y las áreas al norte (Massey, 1949, p. 292). En el momento del contacto con los europeos estas personas de todos los otros grupos aborígenes en la península eran cazadores, pescadores y recolectores. Las tribus agrícolas más cercanos estaban en la parte baja del río Colorado.

Culturalmente, la Borjeño eran como otros yumanes peninsulares de períodos prehistóricos e históricos relativamente tarde en el centro de Baja California. Sin embargo, vivían en grupos más ampliamente dispersas debido a la mayor escasez de agua en esta parte de la península. Inmediatamente al norte de ellos en la Bahía de San Luis Gonzaga, aproximadamente a la una paralela ruptura 30a decidido con la tradición peninsular Yuman ocurrió.

En 1746, durante un viaje por la costa del golfo de Loreto a la desembocadura del río Colorado, el padre Fernando Consag señaló que (1) el español y sus intérpretes “Cochimí” no pudo conversar con los nativos; (2) los nativos tenían perros; y (3) los indios tenían vasijas de cerámica (Venegas, 1944, III: 107-109).

El húngaro jesuita fue el primero en señalar la frontera lingüística del sudeste de los grupos California Yuman, una frontera que se encontraba inmediatamente al norte de Bahía de Los Ángeles. Al mismo tiempo, puso el punto más meridional de los perros y la fabricación o el uso de la cerámica en la península en el siglo 18.

En la descripción de la colección de la Bahía de Los Ángeles, tenemos el beneficio de las descripciones etnográficas de tres períodos de la ocupación española de Baja California antes de 1769 y la expulsión de los misioneros jesuitas. Algunos datos históricos se derivan de los viajes iniciales de los españoles a lo largo de la costa del golfo en el siglo 16. Más tarde hubo contactos ocasionales con estos nativos por exploradores jesuitas durante la primera mitad del siglo 18. Por último, estaba el período de missionization activo, a partir de la fundación de Santa Gertrudis (1751) y continuando con San Borja (1762) y Santa María (1766).

[Pág 340]

Mapa 2. lingüísticas Grupos de Baja California.
Mapa 2. lingüísticas Grupos de Baja California.

Pág 341] Hacia el final del siglo 18 hay descripciones aplicables de indios inmediatamente al norte por el sacerdote dominico, el padre Luis Sales (1794).

La información etnográfica contenida en los documentos confirma el hecho de que los artefactos de cuevas pertenecen en la tradición cultural de la Borjeño que habitaron la región en el momento del contacto con los europeos y la conquista.

 EL SITIO

Bahía de Los Ángeles es una bahía semicircular, a unos cuatro kilómetros de diámetro, en la costa del golfo de Baja California a los 28 ° 55 ‘de latitud norte y 113 ° 30’ W. ( mapa 1 ). En el noroeste se abre a las aguas del Golfo de California y al Canal de las Ballenas, que se extiende entre la península y la Isla Ángel de la Guarda, unas doce millas de distancia. (Esta isla y la más pequeña Isla Smith obstruyen una vista del golfo exterior, y de la costa de Bahía de Los Ángeles parece ser completamente sin salida al mar). Dentro de unos pocos cientos de metros de la costa, playas de arena dan paso a los taludes de la mesetas y picos para que el borde de la bahía. Un arroyo entra en la bahía del oeste.

La cueva excavada por el Dr. Palmer está situado en una colina granítica al oeste de la bahía, a una altura de 30 pies. Sobre el nivel del mar. Justo debajo de la boca de la estrecha fisura es un manantial que abastece de agua a la pequeña comunidad minera. La cueva en sí mide 9 pies de profundidad.; es de 6 pies. de ancho y 5 pies. alto en la boca. Antes de excavaciones del Dr. Palmer, mineros de la Compañía Minera de Oro del Golfo habían quitado algunas piedras que se refiere el informe como un “muro” -desde el frente de la fisura, exponiendo así a unos pocos huesos, que estaba blanqueado por el sol en el astrágalo pendiente (Informe Anual, 1888, p. 127).

 Los enterramientos

La pequeña cueva en la Bahía de Los Ángeles contiene al menos siete entierros: seis adultos y “fragmentos de una o más bebés” (Informe Anual, 1888, p 128.). Estos enterramientos se extendieron con una orientación este-oeste que corresponde al eje de la fisura; los huesos del pie fueron hacia el oeste, en la boca de la cueva, y los cráneos estaban en el interior cónico. El informe publicado no indica si la colocación era propenso o supina.

Según el Informe de los entierros se habían colocado sobre una capa de cosido esteras (139.533[1] ; ver ” Estero “), de los cuales se recogieron tres bultos.

Los artefactos descritos aquí fueron encontrados en asociación directa con los esqueletos. Hay pocos detalles en cuanto a las asociaciones reales. Sin embargo, tres redes para el cabello (139 534) se encontraron en tres de los cráneos.

Hasta la fecha, el uso de pequeñas cuevas con el propósito específico de entierro parece ser característica única del extremo sur de Baja California, en la Región del Cabo. Entierros había habitualmente secundaria, aunque los entierros primarios, por lo general, ocurren flexionadas (Massey, MS 1). En la amplia zona que se encuentra entre la Bahía de Los Ángeles y la región del Cabo, las excavaciones no han producido los cementerios de la cueva. A juzgar por los informes publicados, tal costumbre era raro en el oeste de América del Norte en otro lugar.

Una variedad de artefactos acompañó a los entierros, pero mientras que la gama de tipos es grande, el número de cualquier otro tipo, es pequeño. La preservación de todas las muestras en general es bueno. Somos afortunados en tener perecederos piezas con redes, esteras, tela y madera. Algunas categorías generales de elementos, tales como utensilios domésticos y restos de alimentos, están ausentes y no declarada.

 ARTEFACTOS

 

PIEDRA

Pipas de piedra tubulares. tubos de arenisca -Dos tubulares fueron recuperados de la cueva. Ellos son diferentes en tamaño, y, en algunos detalles, en la fabricación.

El espécimen más grandes (139.563; . pl 12 , e ) es un tubo de piedra arenisca suelo, 29,8 cm. de largo. En forma se estrecha gradualmente desde el extremo ancho tazón al extremo de boca estrecha. El tazón cónico es de 3,5 cm. profunda; el extremo de boca tiene una profundidad de 1,6 cm. Un pequeño (4 mm.) Perforado agujero conecta los dos extremos. El extremo de la boca se llena por un tapón de fibras gruesas enmarañadas parcialmente carbonizados. Hay una tira estrecha carbonizado, ligeramente desde el extremo cuenco, que se extiende alrededor de la tubería; esto parece ser el remanente de una cuerda que había sido atada alrededor de ella. Dado que la tubería se había roto en ese extremo, es posible que haya sido reparado primitivamente con un cable de este tipo.

El tubo más pequeño (139 564; . pl 12 , d ) apenas se estrecha desde el extremo de recipiente para el extremo de la boca. Los extremos de este tubo se cónica perforados y se interconectan; no hay ningún agujero taladrado que conecta el recipiente con el extremo de la boca, como en la muestra de mayor tamaño. Un enchufe parcialmente carbonizado de fibras gruesas enmarañadas también llena el extremo de la boca de la tubería más pequeña.

Aunque pipas de piedra tubulares simples ocurren esporádicamente en la arqueología del suroeste, que se encuentran con frecuencia en el centro y norte de Baja California. Tubos o tuberías de piedra, llamados chacuacos , se mencionan a menudo en fuentes españolas como parte de la parafernalia del chamán en esta zona de habla Yuman [Pág 342] de la península (Venegas, 1944, I: 93, 95; Clavigero, 1937, p. 115).

En las áreas conocidas de ocurrencia arqueológico estos tubos aparecen en dos tamaños distintos, incluso a medida que se representan en los dos ejemplares Bahía de Los Ángeles. No es el tipo de largo, de más de 15 cm., De los cuales varios ejemplares han sido encontrados en Baja California, en Bahía de Los Ángeles, en un sitio cerca de la Misión de Rosario en el noroeste, y en toda la parte central de la península ( Massey, notas de campo). Este tipo también se ha observado desde Ortiz, Sonora (Di Peso, 1957, p. 288), y en un nivel prehistórico o histórico tarde en la Cueva Ventana (Haury, 1950, p. 331).

El tipo más corto, por lo general unos 7 cm. de longitud, se sabe que se producen en la región central en general alrededor de Mulegé (Massey, MS 2) y en Bahía de Los Ángeles. En el suroeste, el tipo más pequeño se ha informado de niveles Chiricahua-Amargosa II en Cueva Ventana (Haury, 1950, p 329.); La Cueva de La Candelaria, Coahuila (Aveleyra et al. , 1956, pp 174-175.); San Cayetano Ruin (Di Peso, 1956, pp 423-430.); y de una serie de sitios, particularmente en el área Mogollon (Martin et al. , 1952, pp. 112-113, fig. 44).

Tubos similares también se han encontrado en la cuenca occidental Grande en Lovelock Cave (Loud y Harrington, 1929, pl. 52) en la antigua línea de costa de Humboldt Lake (ibid., Pl. 65), y en Cueva de Humboldt (Heizer y Krieger, 1956, p 71;.. 31 pl, e , f ).

Etnográficamente, tuberías de forma tubular recta son característicos de California, la Gran Cuenca y la costa oeste de México; sin embargo, por lo general son de cerámica, donde era conocido alfarería (Driver y Massey, 1957, pp. 262-263, mapa 70). En estas zonas se utilizaban para fumar, a menudo en asociación con ceremonias religiosas o curado.

En tiempos de la misión se utilizaron tubos de piedra tubulares en todo el norte y centro de Baja California por los chamanes; que se fumaron y el humo fue volado en las partes lesionadas o enfermas, o se utilizaron como la succión y soplado de tubos para la eliminación de los objetos que causan enfermedades.

Varios artefactos de piedra. -Hay pocos artefactos de piedra, además de las tuberías. Entre ellas se encuentra una pieza trabajada de piedra pómez (139.613), 8 cm. por 4 cm., que tiene una concavidad planta parecida a un tazón a través de un lado al otro ( pl. 12 , c ). Hay dos fragmentos de yeso que han sido astillados más o menos a lo largo de uno o más bordes (139.568, 13 pl. , f ; 139,569).

 HUESO

Punzones de hueso o “. Puñales” -Dos punzones de hueso o “puñales” del mismo tipo se incluyen en la colección (139.589, a y b; 12 pl. , un , b ). Ambas muestras son de los metapodiales aserrados y terrestres de algunos grandes mamíferos, presumiblemente ciervos. El más bajo de los dos (139589a) conserva vestigios de un adhesivo negro de la mitad de la longitud de su superficie convexa. Este es probablemente el resultado de enmangamiento. Nada precisión comparable a estos ejemplares se ha informado hasta el momento en la arqueología de la península; Sin embargo, los artefactos similares ocurren en casi por regiones. Ellos se han registrado en el sur de California (Gifford, 1940, p. 161), de los sitios Basketmaker en Arizona (Kidder y Guernsey, 1919, p. 128), y de Cueva Ventana, donde se concentran en el Nivel 4 (Haury, 1950 , fig. 86J, p. 376, cuadro 30).

Otros artefactos de hueso comprenden dos partes a flakers (139556, 139557), para los que ven ” artefactos de madera . ”

 CONCHA

Una serie de adornos de concha y un trozo de coral se recuperaron de la cueva. Al mismo tiempo, se encontraron y recogieron tanto desde la cueva y del basurero que ocupa la orilla de la bahía, justo al este de la cueva especímenes en bruto.

Adornos abulón. ornamentos de concha de abulón -Tres (139551-139553), identificados como splendens Haliotis , fueron encontrados. Dos son completos, uno (139.553) es fragmentaria. Todos ellos parecen ser ejemplos de un solo tipo. Ellos son ovales a circular, con las siguientes dimensiones: 139551 ( pl. 13 , c ) es de 4,8 cm. de diámetro; 139552 ( pl. 13 , un ) es 5,3 por 4,3 cm .; y 139.553 ( pl. 13 , b ) parece haber sido 3,9 cm. de diámetro. Espesor varía entre 2 y 3 mm. En la fabricación de la superficie externa original de la concha ha sido molido y pulido para una superficie nacarada. En la decoración de los dos especímenes completos hay un agujero perforado de forma cónica central desde la que irradian incisiones cortas, y un orificio adicional se perfora en un borde, probablemente para el tendido. El espécimen fragmentaria (139,553) tiene estos agujeros, pero además tiene otros tres orificios perforados cerca del agujero central original. La descripción original de los artefactos sugiere que estos agujeros pueden haber sido concebido como reparaciones (Informe Anual, 1888, p. 129). Los tres ejemplares de concha son edge-incisa, y dos tienen diseños puntiformes.

Hasta el presente, pocos adornos de concha se han observado en la arqueología de Baja California. No hay muestras idénticas a las de Bahía de Los Ángeles se conocen; Sin embargo, todos los elementos decorativos y técnicas registradas aquí se pueden duplicar entre ejemplares de ostras ( Pinctada mazatlanica ) adornos de concha de la Región del Cabo lejos hacia el sur (Massey, MS 1). Desde el abulón no se producen en el Golfo de California, estos depósitos deben haber sido obtenidos por el pueblo Bahía de Los Ángeles de la costa del Pacífico, ya sea directamente o en el comercio. La mención específica de la utilización de abulón entre los indios históricos de la península es poco frecuente en los documentos; Sin embargo, las mujeres contemporáneas kiliwa utilizan piezas de la cáscara para la ornamentación (Meigs, 1939, p. 35).

Concha de abulón fue comúnmente utilizado por los pueblos de al lado California. Tanto la cáscara y, probablemente, los propios adornos fueron ampliamente negociado en el suroeste. Adornos muy similares a los especímenes Bahía de Los Ángeles se han encontrado en cuevas Basketmaker en Arizona (Guernsey y Kidder, 1921, p. 49).

Olivella shell. -Cuatro cuerdas rotas de Olivella cuentas de concha ( O . biplicata ) (139.546) se encontraron con los entierros. Se representan dos tipos. Hay tres hebras cortas, por un total de 17 cuentas, en el que sólo las torres han sido molidas de las conchas para ensartar ( pl. 13 , e ). El cuarto capítulo celebró 9 Olivella conchas, un poco más grandes que las otras, de las que tanto las agujas y las bases habían sido molidas ( pl. 13 , d ).

Además de las cadenas de granos, Olivella shell se registra en uso con otros dos especímenes de la colección. Los fragmentos de conchas se encuentran como el embutido en un artefacto de madera (139.565); para una descripción véase la sección sobre ” Los artefactos de madera . “También se encuentran empatados con manojos de cabello humano en una prenda de vestir (139539).

El uso de Olivella conchas, con agujas, bases, o ambos eliminado por molienda con el fin de hacer cuentas, es conocida en todo Baja California arqueológicamente. Sucesos similares son aún más frecuentes en la arqueología del sur y centro de California (Gifford, 1947, p. 11). Olivella conchas con incrustaciones de asfalto se han encontrado en el sur de California (ibid., p. 36). Los fragmentos incrustados de la cáscara de Bahía de Los Ángeles duplicar este tipo de decoración.

Coral. -Hay un trozo de coral (139.566) que pueden haber sido suavizada a propósito en un objeto alargado, 10,5 cm. de longitud.

Concha en bruto. -Dr. Palmer recogió ejemplares de muestra de la cáscara en bruto del basural abierto en la bahía al este del lugar de enterramiento, así como la cáscara sin trabajar en asociación con los entierros en la cueva (Informe Anual, 1888, p. 129). Que son los siguientes:

Cueva muestras
139561- Cardium elatum Sby.
139562- Pecten ( vola ) dentata Sby. Midden Specimens 139590- Cardium pentunculus 139591-( Aximea ) gigantea 139592- Strombus gracilior Sby. 139593- Strombus tesselatum 139594- Callista chionaea 139595- Chione fluctifraga 139596- Crucibulum spinosum Sby. 139597- Chione (?) succinata 139598- Neverita reclugiana 139599- Dosinia ponderosa 139600- Arca sp. 139602- Pecten ( vola ) dentata 139603- Venus guidia 139604- Cardita ( Lazaria ) californica 139605- Avicula sp. 139606- Tapes grata Sby. and histrionica 139607- Solecurtus californianus Com. 139608- Spondylus princeps 139609- Ostraea palmilla cpr. 139610- Liacardium elatium 139611- Phyllontus sp. 139612- Prinna sp.

Tiestos MIDDEN

Además de las conchas en bruto que hay cuerpo [Pág 343] y fragmentos de bordes de al menos dos vasijas de cerámica que provenían de un conchero en la bahía.

Hay un solo fragmento de borde (139614a), que proviene de un recipiente poco profundo con un borde superior plana directa. El color de las superficies interiores y exteriores es de color de ante. La pasta es bastante gruesa, con un temperamento arena granítica que también cuenta con algunas inclusiones de piedra pómez. También hay evidencia de inclusiones de fibra vegetal. No hay mica en la pasta. El fragmento es de 5 mm. de espesor.

El segundo fragmento (139614b) es un gran aro y tiesto cuerpo de un recipiente grande, que habría sido de 27 cm. de diámetro y 17 cm. alta. El borde es directa, con un labio ranurada ( pl. 18 , un , b ). El color de la superficie es de color negro a gris oscuro. La pasta es gruesa, con arena de cuarzo y inclusiones, algunos de los cuales son tan grandes como 5 mm. de diámetro. No mica está presente. La superficie está marcada por inclusiones vegetales quemados lejos. La muestra es de unos 9 mm. de espesor.

Esta cerámica podría haber sido la cerámica nativa a partir de la época de las misiones, o podría haber derivado de los indios de alfarería en el norte. Ni fuente se ha estudiado adecuadamente en la península. Piezas comparables se han visto, sin embargo, de las ruinas de la misión en el centro y norte de Baja California.

MADERA

Flakers. flakers compuestos -Dos, hechos por asegurar piezas de hueso molido a mangos de madera cortos, se encontraron en la colección. En un espécimen (139556) todo el triturado mide 12 cm., Y el hueso que sobresale a 3,4 cm. ( pl. 14 , b ). Las otras muestras (139.557) es 13,1 cm. de largo, con un trozo de hueso de 5,6 cm. de largo ( Pl. 14 , c ). En ambas muestras los pedazos de tierra de hueso se colocaron en ranuras en las astas de madera redondas, y asegurados a ellos con 2 capas Z-twist cuerdas (ver ” Haftings “para más detalles). Tanto de los ejes de madera se inciden con las líneas que rodean el área de la manija. Estas líneas pueden haber sido decorativa, o pueden haber sido destinada a alimentar la fricción al alcance.

Flakers de hueso se ha informado de la parte norte de Baja California (Sales, 1794, I: 49) y debe haber sido conocido por todos los pueblos de la península a pesar de la ausencia de pruebas directas en la arqueología y la mayoría de las fuentes históricas. Eran conocidos en todas las regiones adyacentes, aunque por lo general en forma de púas de la cornamenta simples. Las muestras idénticas a las de Bahía de Los Ángeles, a excepción del uso de tendones amarre en lugar de la cordelería, se han registrado en cuevas Basketmaker en Arizona (Guernsey y Kidder, 1921, p 96;.. Fig 15c).

Pitos de caña. -Dos caña o carrizo , silbatos fueron encontrados en la cueva. Son idénticos en forma y modo de construcción, pero difieren en los detalles decorativos. En tanto el agujero silbato se corta en la caña en un nodo, y está reforzado con un adhesivo negro, posiblemente asfalto.

Alrededor del agujero silbido del más largo de los dos especímenes (139588a; pl 15. , h ) son cinco pozos que han sido quemadas en; dos están en un extremo del agujero, [Pg 344] tres en el otro. Como decoración añadida una serie de incisiones rodea el eje del silbato, algunos de los cuales, en el extremo de la boca, se unen por pares de líneas de corte. Todas estas incisiones se ennegrecen, ya sea por el carbono oa través de la manipulación.

El silbato corto (139588b, pl. 15 , g ) no tiene pozos quemados en el agujero, pero las incisiones rodean, menos las líneas de conexión, están presentes. Al final del silbato enfrente de la boca es el remanente de un agujero en la que hay un fragmento de cuerdas anudadas.

No hay otros silbatos se han registrado para la arqueología de la península. Fuentes documentales españoles son sin refinar, en la diferenciación de las flautas y silbatos; uno o ambos eran conocidos por las tribus históricas de Baja California. El uso estaba restringido a las ocasiones ceremoniales en todos los casos registrados.

Directamente al norte de Bahía de Los Ángeles, en el siglo 18, los chamanes utilizan silbatos en ceremonias realizadas varios días después de la muerte (Sales, 1794, I: 79), así como el kiliwa modernos utilizan una flauta de caña en la ñiwey ceremonia ( Meigs, 1939, p. 45). En la vecina del sur de California, el uso de flautas era casi universal, mientras que los silbidos se utilizaron con frecuencia (Drucker, 1937, p. 25).

Bramadera (?) .- Un artefacto de madera muy pulida (139.565) puede haber sido utilizado como un roarer toro. Este artefacto, con una longitud de 23,5 cm., Un diámetro de 5,1 cm., Y un espesor de 6 mm. ( pl. 15 , i ), está hecha de un palo de hierro, probablemente de madera muy dura oscuro Olneva tesota . Es cóncava en ambas caras. En cada extremo, y en un ángulo recto al eje principal de la muestra, es una ranura llena de una sustancia incrustaciones de negro endurecido con fragmentos de Olivella shell ( O . biplicata ). El agujero en un extremo se bicónicamente perforado. Este artefacto se ha denominado provisionalmente un “zumbador” porque ningún otro propósito puede conjeturarse. Es demasiado grande para un calibre neto, que se asemeja algo a causa de sus extremos cóncavos.

No hay mención de rombos en las fuentes españolas de la península; Sin embargo, un espécimen arqueológicos se ha recuperado de la superficie de una cueva en la cuenca de San Julio, al este de Comondú. Esta madera bramadera tiene una forma convencional; que es una pieza larga de forma ovalada de la madera dura que es de doble convexa o lenticular en sección transversal y tiene una longitud de 21,5 cm.[2]

El uso de rombos con fines ceremoniales era casi universal en el sur de California (Drucker, 1937, p. 25). También se han reportado para el kiliwa del norte de Baja California, donde fueron utilizados por los chamanes en el ñiwey ceremonia, y para aplacar a los fantasmas por cualquier persona en caso de emergencia (Meigs, 1939, p. 45).

Proyectiles. -A solteros flecha compuesto (139.587) o dardo está en la colección Palmer. A pesar de que está roto, no puede haber ninguna duda de que las dos piezas del eje de la caña forman una sola pieza, de 92,5 cm. de longitud ( pl. 15 , un ). No hay fuste. La columna vertebral de rayos picadura, que hace un excelente punta de proyectil natural, se deja directamente en el extremo partido de la caña, y fue asegurada por la unión (ver “cordón Haftings “). En lugar de el culatín usual en el extremo de tope del eje para una cuerda de arco, hay una depresión en forma de copa ( fig. 1 ). Esto sugiere, por supuesto, que esto puede haber sido un dardo para uso con un lanzador o atlatl. Aunque esa arma no se reporta en las fuentes españolas sobre Baja centro y norte de California, de dardos que arrojaban fueron reportados por los exploradores españoles en el primer trimestre del siglo 17 para la región del Cabo sur; también se les conoce arqueológicamente de la misma zona (Massey, 1957, pp. 55-62).

FLECHA O DARDO
Fig. 1. Detalle de flecha o dardo (139.587), mostrando pastinaca
punto de la columna vertebral y la depresión en forma de copa en el extremo trasero.

Una muestra de madera suavizados (139.560) parece haber sido un fuste. Se bruscamente se señaló en un extremo, y tiene una depresión en forma de copa en el extremo opuesto, más grueso. Es recta y cónica, con una longitud de 38 cm. ( pl. 15 , f ). Especímenes similares son comunes en los niveles históricos de cuevas de la Sierra de La Giganta (Massey y Tuohy, MS).

Espinas. Viznaga -Un paquete de siete espinas del Viznaga cactus ( Echinocactus wislizeni ) se encontró (139.547; . pl 14 , una ). Estas espinas todos se habían enderezado de su condición curva natural. Podrían haber servido una variedad de propósitos de perforación.

Artefactos de madera Misceláneos. -Además de los artefactos de origen vegetal que se pueden identificar con certeza, hay varios fragmentos y toda ejemplares que quedan a considerar.

Hay una pieza recta circular de madera (139.559), que mide 30,5 cm. de longitud y 8 mm. de diámetro, que ha ambos extremos romo y redondeado, al parecer por el uso en la molienda y golpeando ( pl. 15 , e ). Su uso exacto se desconoce.

Dos palos, atados juntos en dos lugares, se encontraron (139585a). Juntos miden 50 cm. de longitud ( pl. 15 , c ). El palo más largo en punta tiene un extremo con muescas como para un choque de flecha (ver ” Haftings “para los detalles de la vinculación).

También hay una ronda, afilados, y el fragmento cónico de madera dura con una longitud de 8,8 cm. La forma sugiere que puede haber sido parte de un palo de cavar; sin embargo, la muestra es muy altamente pulido en todos sus superficies conservados.

Dos fragmentos de madera (139.586) se enumeran en el catálogo del Museo Nacional de los Estados Unidos como parte de un arco. En realidad no hay poco acerca de su forma para sugerir un uso tan ( pl. 15 , b ). Ambos son de sección redonda, y que no encajan juntos. Una pieza (139586a), que es 58 cm. de longitud, es ligeramente curva, con una perilla tallada en el extremo completo. Hay indicios tenues que no tenían previamente [pág 345] sido envoltorios en este extremo. Las otras muestras (139586b), con una longitud de 56,5 cm. y un diámetro de 1,3 cm., es fragmentaria en ambos extremos. Tiene dos lugares en los que el eje ha sido tallados alrededor. Líneas diagonales incisas marcan la superficie en varios lugares.

 Maromas y TEXTILES

Además del cordaje utilizado en la fabricación de prendas de vestir, utensilios para el hogar, y para el enmangamiento de herramientas, la cueva contenía la miscelánea habitual de fibras preparadas y nudos (139.544) generalmente de fibra de agave. También hay un mechón de cabello sin hilar atada en el centro con un nudo simple (139.543). El grueso del cordaje es diverso cordón cada 2 capas solo S-trenzado con un Z-giro final. Desde el spinning es tan uniformemente de este giro, es muy probable que la fabricación del cordaje siguió el descrito por Kissell para el Papago, y señaló que en muchos otros lugares. Este método de “jugada”, seguido de un “arriba movimiento” para hacer la 2 capas da una torsión S preliminar y una torsión Z final (Kissell, 1916, p. 229).

Bajo el microscopio, una de las muestras muestra una sola fibra, utilizado como un lazo en una posición en la que se añade un nuevo haz de fibras, entrando y saliendo de los viejos y nuevos paquetes. Esto le da a las fibras mucho más fuerte de unión que no torciendo juntos y solos. El giro es normalmente medio-duro al disco con un toque crêpe ocasional.

Cable de la Piel-envuelto, de los cuales sólo se recuperaron fragmentos, se compone de tiras de cuero con pieles unidas, alrededor de 1 cm. de ancho, envuelto alrededor de (S-twist) ya preparada de 2 capas de agave cordón de fibra. No se encontraron artículos que había sido construido con cable de piel forrado.

Dado que estos fragmentos son, sin duda, trozos rotos de artículos acabados o restos de la construcción de artículos, no es de extrañar que, con una notable excepción, que cubren el rango de cuerdas preparados para las otras muestras. La excepción es el cordón de algodón, de las cuales no se recuperaron fragmentos. Esto refuerza la hipótesis de que el paño de algodón (139.537) fue llevado a la península en su estado manufacturado.

Tanto cordón del pelo humano y de fibra de palma cordeles, común a las colecciones rupestres de la región del Cabo en el sur de Baja California, aquí se encuentran en Bahía de Los Ángeles.

Nudos cuadrados son más comunes en la colección de varios cordeles. Esto es de esperar, en vista de la construcción cuadrados nudo de las redecillas y redes que llevan encontrados en la cueva.

Fibras vegetales identificables incluyen los de Apocynum sp. (Probablemente cannabinum ) y Agave sp.[3]

Sobre una base comparativa los cordeles y diversos nudos de Bahía de Los Ángeles son más como material histórico de período del centro de Baja California. Sitios excavados y grandes colecciones privadas no contienen una cantidad abrumadora de cuerdas que es de 2 capas Z-giro; ambos se encontraron nudos cuadrados y por todo lo alto. Otra vez como Bahía de Los Ángeles, las redes se realizaron mediante la técnica cuadrados nudo (Massey y Tuohy, MS).

La parte sur de la península, por el contrario, presenta 2 capas Z-twist cordaje sólo en poco más del 50 por ciento de las muestras recogidas. Ambos nudos eran conocidos, pero la compensación se realizó en su totalidad por lark’s cabeza anudado (Massey, MS 1).

 Usos más simples de Cordón Preparado

Tejer cuatro urdimbre. -Muchos muestras de tejido de 4-urdimbre fueron encontrados en la colección de fibra varios (139.544) y en un grupo de fragmentos de tejidos (139.554). Ninguno fue encontrado en relación con los artículos acabados de la colección, por lo que su uso es puramente conjetural. La urdimbre es generalmente de 2 capas, torsión Z, a medio y cordeles duro torsión; la trama es la misma, pero generalmente más ligero en peso que la urdimbre.

Palos Cord-envuelta (bobinas?). -Hay dos tipos de palos envuelto con cuerdas: (?) bobinas palos cortos individuales vagamente envuelto alrededor de la sección media, y los pares de palos atados de extremo a extremo con fuerza en dos lugares. El cable de estos ejemplares es invariablemente de la 2 capas Z-twist de fibra de agave común.

Uno de los pares de palos (139585a), con una longitud total de 50 cm., Consiste en un palo puntiagudo con un extremo trasero nocked azotado fuertemente al segundo palo en dos lugares ( pl. 15 , c ). El palo con el culatín parece ser la culata de un eje de proyectil. Si lo fuera, no sería raro que en Baja California, donde los ejes de proyectil son generalmente de caña. La segunda muestra (139558d) se compone de dos tramos de la caña, 10,3 y 5,4 cm. de largo, que están débilmente unida con una fibra de una sola hebra ( pl. 14 , f ).

Se recuperaron cuatro especímenes de palos envueltos con la cuerda. Las longitudes de estos especímenes son los siguientes: 139558a, 22 cm. ( pl 15. , d ); 139558b, 15,8 cm. ( pl 14. , e ); 139558c, 17,3 cm. ( pl 14. , d ); y 139.549, 11 cm.

Cuerdas de perlas. cuentas -Shell se encadenan en una cuerda de 2 capas muy finas, probablemente hecha de fibra de agave; cada capa se compone de cerca de tres fibras, probablemente de agave también (139.546; pl. 13 , d ). Ambos de estos grupos son fragmentos de, por lo que su uso es más problemático.

. Varios -Hay un trozo de cuero envuelto con un cable de 2 capas, probablemente de fibras de agave, sin apretar Z-trenzados (139.548; pl. 14 , g ). El primer extremo se asegura envolviendo en off; el extremo exterior se dibuja bajo alguna de la cuerda y tensada.

Notablemente que carecen de los materiales de la cueva son secciones de caña ensartadas en cordón, que formó los delantales de las mujeres en la mayor parte de la península. Los especímenes de este tipo se reportan en abundancia para todo el centro y el sur de Baja California, y han sido encontrados arqueológicamente en la zona central (Massey, MS 1).

[Pág 346]

Haftings

Se encontraron cinco tipos diferentes de enmangamiento entre los artefactos de Bahía de Los Ángeles.

Flakers (ver ” Los artefactos de madera “). flaker -Un hueso (139.556; pl. 14 , b ) está con mango con ocho rondas de cable, de 2 capas de agave torsión Z, a medio y duro torsión; cada solo consiste entre tres y cinco fibras, medianas suelta a-Z-torcido. El final original fue asegurado por envolver en off; el fin último está roto y no asegurados en el momento actual. Un nudo simple con ninguna función se produce en el envoltorio.

Un segundo triturado hueso (139,557; . pl 14 , c ) está con mango con un cable de 2 capas de agave, S-twist, medio, que se envuelve alrededor de tres veces el hueso y madera. El final se dibuja bajo los tres envoltorios y se gira para el final original.

Dardos o flechas. -A tercera muestra con mango (139.585) se compone de lo que parece ser roto partes de dos flechas con mango juntos por una mayor longitud, envuelto en dos lugares. Los haftings “traseros”, obviamente, la vinculación principal, constan de un cable envuelto doce veces alrededor de las dos piezas; el primer extremo capturado por los envoltorios venideras y el fin último tensa bajo de toda la serie y le cortó. El mismo tipo de cable se utiliza para el lazo secundario “delante”, donde se envuelve alrededor de la zona central y se ata con un nudo granny.

El punto de la columna vertebral de rayos picadura del proyectil de caña (139587) se inserta simplemente en el eje de la caña hueca que se había dividido a un nodo. El cable de asegurar el punto comienza en el nodo en el árbol en el que el extremo del cordón está atrapado bajo tres envolturas, llevado hasta la división en la caña, envuelto tres veces alrededor del extremo de la caña, y roto ( fig. 1 ). Puede que una vez que se han asegurado por estiraje en las envolturas finales, así como la mayoría de los haftings Bahía de Los Ángeles. El cordaje utilizado es de 2 mm. de diámetro de agave de 2 capas (?) con una torsión Z-medio-duro. Cada sola es S-trenzado y muy suelto.

Bolsas de agua (?). -Hay una envoltura de cable alrededor de lo que pudo haber sido el cuello de una bolsa de agua de la vejiga o de la piel (139.555; pl. 16 , b ). La pieza de piel había sido plegada juntos muy uniformemente por acordeón plegado y envuelto en una longitud de 2 cm. con un cable de torsión Z baja torsión de 2 capas, y finalmente asegurado con un nudo abuelita.

Las pieles de los animales y las vejigas de pescado eran en uso como contenedores de agua en esta zona en tiempos históricos tempranos, según lo informado por Francisco Ulloa en 1540 (Wagner, 1925, pp. 25, 28). Más al sur, en la Península de bolsas de agua similares fueron reportados en uso en el siglo 18 (Baegert, 1942, p 85;. W. Rogers, 1928, p 208.).

 Estera

Dos pedazos de la estera de distintos tipos se conservaron en la colección. Probablemente fueron salvados por el Dr. Palmer como muestras de los tipos en la cueva.

Una de las piezas (139.544) se cose o roscados, esteras ( 16 pl. , d ). Las longitudes de Rush ( Juncus acutus var. phaerocarpus ), que forman la urdimbre se perforan a intervalos de aproximadamente 10 cm. por el hilo de coser que es una longitud continua de cable, probablemente de agave . Este elemento de costura, que sirve como la trama, consta de 2 capas cable de torsión Z con un toque de mediano a duro. Cada una sola capa es torcido-Z en el grado medio. Tamaño total de este fragmento bien conservada es de unos 50 cm. por 21 cm. El orillo que se ha conservado indicaría que la anchura de la estera de al menos se estableció cuando el trabajador empezó el proceso de costura.

Aparentemente roscado ni esteras cosido no fue ampliamente utilizado en áreas vecinas al norte. Tal esteras con una placa de frente decorativo fue encontrado por Cosgrove en una cueva en la región del Alto Gila (Cosgrove, 1947, p. 114). Distribuciones que él da se limitan a las primeras culturas de época Pueblo en el suroeste.[4] El rasgo se le negó específicamente para Humboldt Cave (Heizer y Krieger, 1956, p. 58).

El segundo fragmento de la estera (139.540) consiste en haces de fibras sin hilar garantizados por cable con un nudo simple que sostiene la urdimbre de fibra muy cerca ( Fig. 2 ). En este esteras tie-torcido las tramas están espaciados a intervalos de 3,2 cm., Y consisten en 2 capas de agave (?) el cable con un flojo a medio torsión Z, con cada hebra simple S-trenzado. Los haces de urdimbre, identificados como hierba, no se tuercen.

Fig. 2. Ate-entrelazó técnica estera.
Fig. 2. Ate-entrelazó técnica estera.

Aunque ninguna de las cuentas españolas enumera el uso de esteras por los nativos de Baja California, muestras arqueológicas, tanto de la cosieron y Tie-torcido tipos se han recuperado de las cuevas en la región central de la península de Mulegé a Comondú (Massey y Tuohy, MS; Massey, MS 2). La estera tie-torcido también se produce en el extremo sur [Pág 347] de la península (Massey, MS 1). Mats se registran como parte de la decoración del hogar de la mayoría de los californianos del sur. Esteras de Juncus sp. se destacan por la montaña y el desierto Diegueño. La Yuma no utilice esteras (Drucker, 1937, p. 21).

El uso de esteras tie-torcido parece ser un viejo rasgo en el área del desierto y sus culturas. Es conocido en toda la península, donde se conservaron los rasgos antiguos, y también en colecciones arqueológicas procedentes de diversas partes de la Gran Cuenca y el suroeste. Una muestra de la literatura revela las siguientes ocurrencias: Lovelock Cave (Loud y Harrington, 1929, pp 56-60.); Cueva de Humboldt (Heizer y Krieger, 1956, p. 57); Peligro Cave (Jennings et al. , 1957, pp 242-243.); Promontory Point (Steward, 1937, p. 29); Hueco Espacio (Cosgrove, 1947, p 113;. También p 114 para varios otros lugares del suroeste.); el área de Guadalupe Mountain (Ferdon, 1946, pp 15-16.); y partes de Texas (Jackson, 1937, p. 157).

 Red

Redecillas. -Dos redecillas completas (139534a yb) y un fragmento (139534c) fueron encontrados en cráneos en la cueva ( pl. 16 , una , c ). Todos ellos estaban atados con una técnica de un solo elemento cuadrados nudo ( fig. 3 ). Cordaje es de la 2-ply tipo Z-giro con cada una de S-trenzado. El cable es probablemente de fibra de agave.

Fig. 3. Técnica Square-nudo.
Fig. 3. Técnica Square-nudo.

Los dos redecillas completas se inician con un círculo central de hilo atado discreta. Diez grandes bucles se vertieron sobre esto. En la siguiente ronda, cada uno de los grandes bucles tiene tres bucles atados sobre él con el cable continua, haciendo un total de 30 bucles de la circunferencia de la red ( fig. 4 ). El calibre de los siguientes 15 filas de nudos es de aproximadamente 2,5 cm.

Con el fin de reunir el borde inferior de la red para fines de ajuste, el cable se duplicó y dos bucles se juntaron y se ata con la misma técnica cuadrados nudo ( fig. 5 ).

La tercera red (c) tiene once bucles emitidos en el círculo original; la técnica de atado es el mismo, pero el calibrador de malla de 1 a 1,5 cm. es más fina.

Fig. 4. Método de comenzar redecillas y llevar redes.
Fig. 4. Método de comenzar redecillas y llevar redes.

[Pág 348]

Fig. 5. Detalle de la inferior, borde provisto de redecilla.
Fig. 5. Detalle de la inferior, borde provisto de redecilla.

Fig. 6. Detalle del borde inferior, se reunieron de llevar neta.
Fig. 6. Detalle del borde inferior, se reunieron de llevar neta.

Entre las tribus históricas el hecho de llevar redecillas para el cabello, tanto lisos y decorados, era universal entre las mujeres de Baja California. Tal uso entre los californianos del sur fue negado por todos los informantes de Drucker (Drucker, 1937, p. 45). No parece haber ninguna mención de ellos de la costa oeste adyacente de México, pero que son conocidos arqueológicamente desde la Gran Cuenca. Fuerte y Harrington imagen muchas de Lovelock Cave, sino dar ninguna descripción de la técnica de anudado (1929, pl. 41). Sin embargo, en su discusión de los nudos se menciona que el “nudo malla” (nudo de tejedor) fue el más común, y la plaza [Pág 349] se utilizó pequeño nudo (ibid., pp. 83-87). En realidad, las redes, tal y como aparecen en la placa de Loud y de Harrington, son muy similares a los especímenes de Baja California en ser anudado en vez de ser hecho por la técnica más frecuentemente encontrado bobina-sin-fundación.

Redecillas para el cabello también fueron usados ​​en el antiguo Perú. Algunos redecillas descritos por Singer de Pachacamac se construyeron con nudos cuadrados, pero la mayoría de los 29 ejemplares que describe se hicieron con la hoja curva nudo (del pescador) (Singer, 1936).

Redecillas para el cabello de la construcción cuadrados nudo de Bahía de Los Ángeles representan, en la actualidad, una pregunta sin respuesta de origen y la distribución extrapeninsular.

Llevar red. -Una neta fragmentaria (139535a), el tamaño original de la que no puede ser determinado, es similar a las redecillas en la construcción, pero probablemente se utilizó para llevar. La bolsa está empatado con el mismo elemento nudo cuadrado; el tamaño de la malla es de aproximadamente 2,4 cm. Los dos extremos de esta red, sin embargo, están reunidos. El comienzo neto es una pequeña pieza circular de cordón. Cuatro bucles se vertieron sobre esto; el número de bucles de trabajo se incrementó a 16 en el próximo curso por el método ilustrado en la figura 4 . La vinculación cuadrados nudo comienza con el próximo curso.

En el extremo inferior, las mallas se reúnen con un enganche ( fig. 6 ). Esto pudo haber sido puesto a través de los lazos en lo que habría sido la parte superior de la bolsa para mantenerla cerrada. Esto serviría como un cordón atado complementario en lugar de ser parte de la estructura de la red.

Esta red fragmentaria tiene una característica particular única. Plumas, presumiblemente decorativo, fueron capturados, no en los propios nudos, pero entre ellos ( fig. 7 ). El nudo utilizado es idéntico al “pico de enganche Marline” descrito por Graumont y Hensel (1946, p 69;.. Fig 101; 29 pl.). Este tipo de nudo más propiamente llamados enganche no ha sido informado de un otro lugar entre los métodos de fijación de plumas. Como puede verse en la reconstrucción, la pluma sirve para mantener el enganche, sin embargo, si el cable fuera a ser tirado firmemente alrededor de ella, la pluma podría ser removido solamente con dificultad. Sigue resultando sorprendente que la realización neto, en lugar de las redes para el cabello, debe ser tan decorado.

Fig. 7. Detalle que muestra la inserción de las plumas en los tirones de llevar a red.
Fig. 7. Detalle que muestra la inserción de las plumas en los tirones de llevar a red.

Pasando a otros ejemplos arqueológicos de las redes de la península, nos enteramos de que los especímenes de malla cuadrada-nudo se han encontrado en el sur de la región central de Mulegé a Comondú. Cuevas al oeste de Mulegé han arrojado dos fragmentos de cuadrados nudo de red (Massey, MS 2). Otros ejemplos se derivan de Caguama y Metate cuevas entre Comondú y Loreto. En Metate cueva había una sola red de carga completa (Massey y Tuohy, MS). En otra parte de la península poco se sabe de ellos a excepción de la región de Cabo del sur, de que la compensación era en la técnica distinta de lark’s cabeza anudado (Massey, MS 1).

En el nivel etnográfico, redes en libros fueron ampliamente utilizados por los indios del oeste de América del Norte de Canadá a México, y de nuevo en Centroamérica. Como parte de esta distribución general se utilizan en toda la península (Driver y Massey, 1957, pp. 274, 276, mapa 78).

Entre los californianos más bajas se utilizan redes para la realización de productos de recolección adecuados, y también, en la parte central de la península, al menos, para llevar a los niños. Para este último propósito dos métodos Portage estaban en boga: la red se suspendió sobre los hombros de una banda tump través de la frente; o desde el extremo de un palo sostenido con una mano sobre el hombro, como una “bindle.”

 Emplumada “Delantal” o “Cabo”

A pesar de que esta pieza (139535b; . pl 17 , un ) es extremadamente fragmentaria, es uno de los más interesantes de los artefactos perecederos. En la actualidad mide unos 25 cm. por 17,5 cm. Muchas de las cuerdas que atan y plumas han desaparecido o están incompletos. Los paquetes originales de fibra basta en realidad eran probablemente poco más largo que en este fragmento.

El método de hacer el artículo ha sido reconstruido como sigue. El cable pesado “cinturón” es un haz de fibras sin hilar y cable hilado, 1,5 cm. de diámetro. El origen del cable de hilado se pierde en la masa de material; es probable que el propio cable se llevó a cabo por las cuerdas de embalaje de las unidades de la corteza. Los haces de colgantes de corteza triturada se duplicaron durante este “cinturón” y envueltos con fibras sin hilar para hacer un paquete rígido, bien cerrado. Estas fibras tienen las plumas, que una vez que hayan cubierto los haces completamente para, en algunos, la envoltura cubre toda la longitud. La longitud de estos paquetes varía desde 13 hasta 17,5 cm. Estos paquetes se mantienen en su lugar sobre el cable pesado por un cable de envoltura de 2 capas-Z trenzado de agave, que con frecuencia parece cruzar los haces y el cable pesado de una manera casual; plumas se envuelven sobre el cordón pesada por este medio. Aunque ahora hay una considerable rigidez introducido en las fibras por la suciedad, la masa de los lazos siempre impidió que esto sea una pieza suavemente colgando.

Hasta la fecha no hay especímenes como se conocen de la arqueología de la península. No sabemos de artículos similares en los tiempos históricos en Baja California, ni al norte, en el sur de California.

 Cabello humano “Cabo”

El pelo “cabo” humano de la Colección Palmer (139.539; también 139538, 139550) es fragmentaria, pero suficientemente intacta para proporcionar información completa [Pág 350] en la técnica de su construcción y la producción ( 17 pl. , b ).

Las madejas de cabello humano que forman esta prenda son de 12,7 cm. a 27,5 cm. de largo con la mayor caída en el rango medio. Las madejas son unos 6 mm. de diámetro. En primer lugar, se llevó a cabo junto a cada paquete de madejas por una envoltura de luz de agave único (?) Fibras y algún material adhesivo tal como boca de lobo. Además, estos paquetes se secundariamente aseguradas con cable de 2-capa fina, que es 1 mm. de diámetro, con una torsión Z duro. Este fino cordón también sirve para atar cada paquete para el cable principal de la suspensión.

Los haces de cabellos se mantienen unidos por el mismo lazo enroscante como en la estera ( fig. 2 ). Hay un nudo entre cada uno de los paquetes. El cable de hermanamiento en sí es de 2 capas, Z trenzado en una vuelta de tuerca floja. Este método sirve para sujetar los bultos a la cuerda, el espacio, y para mantenerlos cerca. Esta vinculación consiste en un cable básico y un cable de envoltura. Una tercera espinal, que forma la envoltura de los haces individuales, se lleva a la cuerda de base, envuelto alrededor de él, y a su vez está envuelto por el cordón de batido. Esta envoltura no se lleva a cabo cuidadosamente; la prenda de vestir para toda esta cuerda no envoltorio es un artículo muy fuertemente construido.

En la Colección Palmer hay madejas rotos de cabello humano, sin duda, parte de esta muestra, que se encuentran catalogadas por separado (139.538). Entre ellas se encuentra una serie de Olivella cuentas ensartadas en la cuerda de 2 capas, y envueltos con el cable de vinculación de un haz de pelo. Así cuentas de concha eran probablemente parte de la prenda original. Otros madejas atados de cabello (139.550) eran, sin duda, parte de la muestra.

No hay elemento único de la cultura nativa de Baja California así diagnóstico o característica como mantos de cabello utilizados por los chamanes. Pocas cronistas europeos que tuvieron la oportunidad de observarlos no mencionaron este artículo. Sin embargo, ninguno ha aparecido en ningún otro excavaciones arqueológicas reportados en la península.

Como parte de la parafernalia del chamán, la capa o máscara de cabello humano era indispensable desde el Guaicura norte al Kiliwa y Diegueño occidental. En todos los casos registrados el cabello se obtuvo de los familiares lloran la muerte de un miembro recientemente fallecido de la familia o de los mismos muertos. La construcción de las prendas debe haber estado en manos de los propios chamanes, tan secreto eran la mayoría de los aspectos de la tradición del curandero.

Aunque la identificación cultural y tribal de las máscaras o capas de cabello con el chamán es general para los yumas peninsulares (Cochimí), dichas capas se encontraron tan al sur como el Guaicura en tiempos históricos (Baegert, 1942, p. 123). Tanto de las principales fuentes para la etnografía histórica de los pueblos de habla Yuman del centro de Baja California atestiguan el uso de este dispositivo por curanderos nativos (Venegas, 1944, I: 95-96, 100; Clavigero, 1937, p. 114). Para la zona más cercana Bahía de Los Ángeles, la mejor descripción de la utilización de estas prendas es la del siglo 18 dominico, el padre Luis Sales, que habla de los cabos de la siguiente manera (1794, pp 76-77.):

Cuando todos están reunidos, adornado con carbón vegetal y el amarillo, el anciano se coloca en el centro del círculo. Bajo el brazo tiene una estera duplicado de juncos en el que se esconde la capa de lluvia de la fiesta .[5] En otro palito él tiene el pelo del hombre muerto suspendido. Él indica silencio, pone en el Cabo de lluvia del pelo de los muertos, y causa tanto horror como cuando aparece un oso. Él juega un silbato y les dice que el muerto es venida; pero, por mucho que se ven, no ven lo que viene. No obstante lo creen. Luego les muestra el palito con el pelo del hombre muerto, y les dice que él está allí, que él, y ver que no ven nada. Sin embargo dan gritos, tiran el pelo, y hacen otras acciones ridículas. Por último, se alivia con el llanto, el anciano les consuela. Él pone un millar de preguntas a la cabeza de pelo, y él mismo les responde a su gusto.

Esta descripción del siglo 18 de los indios al norte de Bahía de Los Ángeles, en la Frontera, tiene su contrapartida exacta en la descripción de la ñiwey del siglo 20 (“Hablando con los Muertos”) Ceremonia del kiliwa (Meigs, 1939, pp. 50-57).

 Tump Band

La banda tump (139536) se realiza con la técnica de trenzar utilizado con tanta frecuencia en tales construcciones. Fragmentos de ambos extremos están presentes, pero la porción central intervenir Faltan por lo que no se conoce la longitud original de la muestra. La sección más grande es de 25 cm. de largo y 7,7 cm. de ancho ( pl. 17 , d ).

Las urdimbres originales eran tres cables pesados ​​que eran vagamente Z-trenzado de dos pliegues de cable de 2 capas; cada una de 2 capas es S-trenzado. La fibra es probablemente de algunas especies de agave. Los dos exterior de las tres cuerdas pesadas forman las cuerdas orillo. El cable de centro se dividió en sus dos hilos componentes, y forma el inicio de los hilos de urdimbre interiores. Cables de dos capas se introdujeron rápidamente en favor de un máximo del 27 presente en su parte más ancha. Introducción de los elementos de urdimbre se llevó a cabo de manera muy uniforme, que no produce distorsión de la superficie plana. Twining se hizo con el terreno de juego hasta a la derecha. La trama era también de agave de 2 capas (?) Espinal.

La característica peculiar de esta banda trenzada es la forma de la placa de frente, que da la apariencia de una costura running-puntada a lo largo de los cables exteriores pesadas.

Es muy poco probable que se trataba de un cabestrillo o cinturón. La banda parece demasiado rígido para haber sido utilizado para cualquiera de estos dos propósitos, y eslingas no se registran históricamente de Baja California.

El único espécimen similares conocen en la arqueología de la península es un fragmento de una banda tump desde el nivel superior o histórico de Metate cueva cerca de Comondú.[6] Este fragmento es idéntica a la banda tump [Pág 351] de Bahía de Los Ángeles en la armadura, orillo, y cordaje. Incluso la cuenta es similar: 9 urdimbres y tramas 15 por pulgada para el ejemplo Bahía de Los Ángeles, y el 10 por 22 para la muestra de Metate Cueva. Cualquiera de estos es mucho más gruesa que las bandas Basketmaker, como los de Segi Cañón con sus 24 urdimbres y tramas por pulgada (Guernsey, 1931, p. 9).

La banda tump se utilizó para portage de llevar a las redes entre los indios históricos de Baja California (ver ” Llevar Nets “). El Kiliwa moderna del norte apoyó redes en la parte posterior por una banda que pasó en la frente. Al frente de este grupo consistía en 20 “cuerdas paralelas” (Meigs, 1939, p 38;. Cuerdas entrelazadas o simples no están estipulados). Packstraps tejidas fueron utilizados por todo el sur de los indios de California (Drucker, 1937, p. 21). Los bebés y cargas generales se realizaron en las redes apoyadas por el mecapal frente en las zonas centro y norte de la península (Clavigero, 1937, p. 106).

 Tela de algodón

Desde algodón tejido ( Gossypium sp.) era desconocido en los aborígenes de Baja California en el momento del contacto europeo, su procedencia debe estar más allá de la península. Es de suponer que esta muestra es un pedazo de bienes de comercio precolombinas del continente de México, por lo que pertenece en el inventario cultural de las culturas de algodón de tejido de la zona Oasis.

El tejido de este fragmento (139.537) es normal (sobre-uno-under-uno) ( pl. 17 , c ). La pieza, que mide 25,5 cm. largo (urdimbre) por 30 cm. (Trama), se compone de un extremo loomstring y ni orillo. La urdimbre es cordón de algodón blanco, 1 mm. de diámetro, en una baja torsión de 2 capas Z-twist. La trama del mismo material tiene un diámetro de 2 mm. de una sola capa, de manera muy informal cable de torsión Z. Esta trama es el equivalente de la gata comercial, sin resistencia a la tracción. El número de hilos de la tela es prácticamente cuadrada (6 x 5 por cm.), Aunque el mayor diámetro de la trama fuertemente golpeado hace que la característica predominante de la industria textil.

La urdimbre termina llevar una característica fortalecimiento decorativo conocido a los textiles Suroeste, tanto antiguas como modernas. Dos cables de azotes que son como la trama asegurar los bucles de urdimbre final. Eran estructural y probablemente fueron insertados mientras que la urdimbre se estaba estableciendo.

Un lado de la tela tiene un borde batida que sostiene extremos de trama irregular rotos. Este zurcido bruto se llevó a cabo con el nativo cordaje habitual de 2 capas. Profundidad de la puntada en el material varía considerablemente, una indicación de conveniencia en lugar de ornamentación.

Desde paño de algodón y algodón están ausentes de la arqueología precolombina y la etnografía histórica de la península, este espécimen debe haber sido obtenido mediante el comercio trans-Golfo de México continental. El Seri de la isla Tiburón y Sonora fueron probablemente los comerciantes intermediarios. Estos indios son muy conscientes de la península frente a la oeste (Griffen, 1959).

Aunque la trama de esta muestra es la más simple de todas las técnicas de tejido, lo que falta entre otras materias textiles de Baja California, como la cestería y esteras. La derivación continente precisa de este espécimen debe permanecer en la duda; todas las tribus de Sonora, excepto el algodón Seri-tejió (Driver y Massey, 1957, p. 216). Paño de algodón llano era muy ampliamente distribuida en el área prehistórica Oasis, y las fechas, al menos desde los tiempos Pueblo I en el suroeste de Estados Unidos (Kent, 1957, p. 491).

RESUMEN Y CONCLUSIONES

Esta pequeña colección de materiales arqueológicos tiene una marcada diversidad de tipos, con poca duplicación. En comparación con artefactos similares de cuevas habitacionales, los ejemplares de la Colección Palmer se completa con la excepción de las prendas frágiles y la malla.

Hay pocos artículos para el hogar de cualquier variedad. La mayoría de los especímenes son ornamental o tienen un significado ceremonial. Una serie de artefactos, específicamente las pipas de piedra tubulares, cabo del pelo humano, silbatos de caña, y lo probable zumbador, se asociaron con chamanes entre los pueblos históricos de la península. Lo más probable es que uno de los entierros era un chamán, que había sido enterrado con su parafernalia en esta cueva de enterramiento.

La mayor parte del material de la Bahía de Los Ángeles puede ser duplicado desde varios sitios en el área del desierto; Sin embargo, algunos se han registrado sólo en la arqueología o la etnografía de Baja California. Estos incluyen la capa del pelo humano y de la exclusiva malla cuadrada nudos.

La mayoría de los artefactos y rasgos ocurren en las colecciones arqueológicas de Baja California y se menciona en los relatos etnográficos de la región y para el norte de la península. Sólo la capa de plumas y el tipo específico de punzón de hueso, o “puñal”, no se registran. Este material tiene poco parecido con las colecciones o descripciones etnográficas desde el extremo sur de la península.

No hay absolutamente nada en esta colección y en la afiliación de sus artefactos con materiales culturales del centro de Baja California para apoyar los argumentos de Malcolm Rogers (1945, p. 191 passim). Sin duda el yumanes de la península entró mucho antes del advenimiento de la alfarería en la región de Colorado Desierto. Ni la Colección Palmer ni materiales idénticos a los niveles históricos en la parte central de la península pueden explicarse como el resultado de una invasión post-1450 de Baja California por los pueblos que representan la última fase de la secuencia de Yuman en el sur de California.


[Pág 352]

BIBLIOGRAFÍA

Aveleyra Arroyo de Anda, L., M. Maldonado-Koerdell, y P. Martínez del Río 1956. La Cueva de La Candelaria. Tomo I. México.

Baegert, J. (Pedro Hendrichs, trad.) 1942. Noticias de la Península Americana de California. México.

Clavigero, FJ (SE Lake y AA Gris, trad., Eds.) 1937. La historia de la Baja California. Stanford.

Cosgrove, CB 1947. Cuevas del Gila Alto y Áreas de Hueco en Nuevo México y Texas. Pap. Peabody Mus. Amer. Archaeol. y etnol., vol. XXIV, No. 2, Cambridge, Mass.

Peso, CC 1956. El Pima Superior de San Cayetano del Tumacacori. El Amerind Foundation Inc., No. 7. Dragoon. 1.957. Un Tubular Stone Pipe de Sonora. Amer. Antigüedad, XXII (3): 288-290. Salt Lake City.
Conductor, HE y WC Massey 1957. Estudios comparativos de los indios norteamericanos. Trans. Amer. Philos. Soc., 47 (pt. 2): 165-456. Philadelphia.
Drucker, P. 1937. Cultura Element Distribuciones: V, el sur de California. Univ. Calif. Publ. Anthro. Rec., 1 (1): 1-52. Berkeley.

Ferdon, Jr., EN 1946. Una excavación de la Cueva del Ermitaño, Nuevo México. Escuela de Investigación de América. Monografía No. 10. Univ. Nueva Prensa México. Albuquerque.
Gifford, EW 1940. artefactos de hueso californianos. Univ. Calif. Anthro. Rec., 3 (2): 153-238. Berkeley. 1947. californiano artefactos de concha. Univ. Calif. Anthro. Rec., 9 (1): 1-132. Berkeley.

Graumont, R. y J. Hensel 1946. Enciclopedia de los nudos y Fancy Cuerda Trabajo. Nueva York.

Griffen, WB 1959. Notas sobre el Seri Cultura hindú, Sonora, México. Monografías latinoamericano Series, No. 10. Univ. de Florida, Gainesville.
Guernsey, SJ 1931. Exploraciones en el noreste de Arizona. Pap. Peabody Mus. Amer. Archaeol. y etnol., vol. XXII, No. 1. Cambridge, Mass.

Guernsey, SJ, y AV Kidder 1921. Cuevas cestero del noreste de Arizona. Pap. Peabody Mus. Amer. Archaeol. y etnol., vol. VIII. Cambridge, Mass.
Haury, E. 1950. La Estratigrafía y Arqueología de Cueva Ventana, Arizona. Universidades de Arizona y Nuevo México, Albuquerque.

Heizer, RF, y AD Krieger 1956. La Arqueología de Humboldt Cueva, Condado de Churchill, Nevada. Univ. Calif. Publ. Amer. . Arch y Ethn, 47 (1): 1-190. Berkeley y Los Ángeles.

Hough, W. 1914. Cultura de la antigua Pueblos del Gila Región Alta del Río, Nuevo México y Arizona. Estadounidense Nat. Mus., Bull. 87. Washington, DC

Jackson, AT 1937. Exploración de ciertos Sitios en el Condado de Culbertson, Texas. Bull. Tejas archaeol. y Paleontol. Soc., 9: 146-193. Abilene.

Jennings, JD 1957. Cueva Peligro. Mem. Soc. Amer. Archaeol., No. 14. Salt Lake City.

Kent, PK 1,957. El cultivo y Tejidos de algodón en la Prehistoria del sudoeste de Estados Unidos. Trans. Amer. Philos. Soc., Vol. 47, Pt. 3. Philadelphia.

Kidder, AV, y Guernsey SJ 1919. Exploraciones arqueológicas en el noreste de Arizona. Bur. Amer. Etnol., Bull. 65. Washington.

Kissell, ML 1916. Cestería del Pima-Papago. Amer. Mus. Nat. Hist., Anthro. Pap., No. 17, pp. 115-264. Nueva York.

Kroeber, AL 1.931. El Seri. Suroeste Mus. Pap., No. 6. Los Ángeles.

[Pág 353]

Loud, LL, y MR Harrington 1929. cueva Lovelock. Univ. Calif. Publ. Amer. Arch. . y Ethn, 25: 1-183. Berkeley.

Martin, PS, y JB Rinaldo, E. Bluhm, HC Cutler, R. Granger, Jr. 1952. Mogollon Continuidad y Cambio Cultural. El análisis estratigráfico de Tularosa y Córdoba Cuevas. Fieldiana: Antropología, Vol. 40. Chicago Mus. Nat. Hist. Chicago.

Massey, WC 1947. Breve informe sobre Investigaciones Arqueológicas en Baja California. . Sudoeste Jour . Anthro, 3 (4): 344-359. . Albuquerque 1949. Tribus y Lenguas de Baja California. Del sudoeste De Jour. . Anthro, 5 (3):. 272-307 . Albuquerque 1957. El Dart-lanzador en Baja California. Davidson Jour. . Anthro, 3 (1): 55-62. Seattle. MS 1. Historia de la Cultura en la Región del Cabo de Baja California, Ph.D. diss. (1955), Univ. Calif., Berkeley. MS 2. La Colección Arqueológica Castaldi, Baja California.
Massey, WC, y D. Tuohy MS. Cuevas de la Sierra de La Giganta.

Meigs III, P. 1939. Los indios kiliwa de la Baja California. Univ. . Calif Ibero-Americana: 15. Berkeley.

Rogers, Malcolm 1945. Un esquema de Yuman Prehistoria. Del sudoeste De Jour. . Anthro, 1 (2): 167-198. Albuquerque.

Rogers, el Capitán Woodes 1928. Un crucero viaje alrededor del mundo (1712). Nueva York.

Ventas, L. 1794. Noticias de la Provincia de California. 3 vols. Valencia.

Cantante, EW 1936. Las técnicas de determinados redecillas peruanos. Revista del Museo Nacional, V (1):. 16-24 Lima, Perú.
Steward, JH 1937. Cuevas antiguas del Great Salt Lake Region. Bur. Amer. Etnol., Bull. 116. Washington, DC
Museo Nacional de Estados Unidos 1889. Informe Anual 1888. Washington. (Citado como el Informe Anual, 1888.)

Venegas, M. 1944. Noticia de la California y de su Conquista (1757). 3 vols. México.

Wagner, HR . 1925 California Voyages: 1539-1541. San Francisco.


PLACAS


[Pág 356]

EXPLICACIÓN DE PLACAS

 

PLACA 12

a. punzón de hueso o “daga” (139589b), 16,5 cm. de largo, 2,2 cm. anchura máxima, b. punzón de hueso (139589a), 13,5 cm. de largo, 2,6 cm. anchura máxima. c. pieza pómez trabajado (139.613), 8 cm. x 4 cm. d. tubería piedra tubular (139.564), la piedra arenisca, 7,7 cm. de largo, 3,7 cm. diámetro. e. tubería piedra tubular (139.563), la piedra arenisca, 29,8 cm. de largo, 4,4 cm. de diámetro.

 

PLACA 13

a. abulón ( Haliotis sp.) adorno (139.552), 5,3 cm. de largo, 4,3 cm. de ancho. b. abulón fragmentario ( Haliotis sp.) adorno (139.553), 2,1 cm. longitud presente, 3,9 cm. de ancho. c. abulón ( Haliotis sp.) adorno (139.551), 4,6 cm. x 4.8 cm. d. Olivella cuentas de concha (139.546), misma escala que los ornamentos, con bases y capiteles suelo. e. Olivella cuentas de concha con sólo agujas suelo. f. Fragmento de yeso (139.568).

 

PLACA 14

a. Las espinas de Viznaga cactus ( Echinocactus wislizeni ) (139.547), que se han enderezado. b. flaker ósea (139.556), el exceso de toda la longitud, 12 cm .; madera, 11,2 cm. de largo; hueso, 3.4 cm. de largo. c. flaker ósea (139.557), el exceso de toda la longitud, 13,1 cm .; madera, 11,5 cm. de largo; hueso, 5.6 cm. de largo. d. stick Cord-envuelta (139558c), 17,3 cm. de largo. e. stick Cord-envuelta (139558b), 15,8 cm. de largo. f. caña Cord-envuelta (139558d), 10,3 cm. y 5,4 cm. de largo. g. ocultar Cord-envuelta (139.548).

 

PLACA 15

. un bastón de flecha o dardo con el punto columna pastinaca (139.587), la longitud total de dos piezas de 92,5 cm. b. Dos fragmentos de madera (139.586), redondas en sección transversal; longitudes de 58 cm. y 56,5 cm. c. Dos palos atados juntos (139585a), longitud total 50 cm. d. Cord-envuelto palo (139558a), longitud 22 cm. e. pedazo de madera (139.559), longitud 30,5 cm., 8 mm de diámetro. f. pieza de madera cónico (139.560), longitud 38 cm. g. pito de caña (139588b), longitud 13,5 cm., diámetro máximo de 1,3 cm. h. pito de caña (139588a), longitud 22 cm., diámetro máximo de 1,7 cm. i . bramadera (?) (139.565), longitud 23,5 cm., diámetro de 5,1 cm., espesor 6 mm.

 

PLACA 16

a. Vista lateral de redecilla (139534a). b. envoltura Cord en el pedazo de acordeón plisado piel (139.555). c. Vista superior de redecilla (139534a). d. Fragmento de esteras cosido (139.544), a unos 50 cm. x 21 cm.

 

PLACA 17

a. “delantal” Emplumada o “cabo” (139535b), 25 cm. x 17,5 cm. b. El cabello humano “cabo” (139.539), madejas de pelo alrededor de 6 mm. de diámetro, longitudes que varían de 12,7 cm. a 27,5 cm. c. Tela de algodón (139.537), la deformación 25,5 cm., trama 30 cm. d. Tump banda (139.536), la sección más grande de 25 cm. de largo, 7,7 cm. de ancho.

 

PLACA 18

a. fragmento de borde (139614b). b. La reconstrucción de la olla, diámetro de 27 cm., altura 17 cm., grueso cerca de 9 mm.


[Pág 357]

PLACA 12. PIEDRA Y artefactos de hueso
PLACA 12. PIEDRA Y artefactos de hueso

[Pág 358]

PLACA 13. SHELL Y ARTEFACTOS DE HUESO
PLACA 13. SHELL Y ARTEFACTOS DE HUESO

[Pág 359]

PLACA 14. VEGETAL Y artefactos de hueso
PLACA 14. VEGETAL Y artefactos de hueso

[Pág 360]

PLACA 15. artefactos de madera
PLACA 15. artefactos de madera

[Pág 361]

PLACA 16. RED, cuerdas, esteras
PLACA 16. RED, cuerdas, esteras

[Pág 362]

PLACA 17. EMPLUMADA DELANTAL; CABELLO HUMANO DEL CABO;
PLACA 17. EMPLUMADA DELANTAL; CABELLO HUMANO DEL CABO;
PAÑO DE ALGODÓN; TUMP BANDA

[Pág 363]

Lámina 18. MIDDEN ARTEFACTOS tiesto
Lámina 18. MIDDEN ARTEFACTOS tiesto

NOTAS:

[1] Los números a lo largo de este documento se refieren a los números de catálogo del Museo Nacional de los Estados Unidos a menos que se especifique lo contrario.

[2] Este espécimen (3-10308) se encuentra en la Universidad de California Robert H. Lowie Museo de Antropología, Berkeley. La ubicación es de las notas de campo, Massey, 1946.

[3] Las identificaciones se realizaron por el Dr. Herbert Mason y Miss Annetta Carter de la Universidad de California Herbario.

[4] Enumera Tularosa Cave (Hough, 1914, p. 87, fig 178.) y Segi Canyon (Guernsey, 1931, pl. 58a).

[5] Sales, 1794. p. 69. En esta, su primera referencia a la capa de cabello humano en uso en otra ceremonia, Sales dice: “El anciano hace algo así como una capa de lluvia del pelo de los muertos.”

[6] de la Universidad de California. Robert H. Lowie Museo de Antropología, el espécimen 3-13586.

lobera.jpg

BAHIA DE LOS ANGELES BAJA CALIFORNIA SUR

 

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA
LA PAZ BCS

ARTESANIAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA

ARTESANO CASIMIRO GARDEA OROZCO
La cultura de los pueblos que habitaron la península siempre ha causado un gran interés para los antropólogos y arqueólogos, también ha despertado el interés de la sociedad  que busca conocer y comprender el cómo vivían y concebían su espacio geográfico.

PUNTAS DE FLECHA COREL 12 5

Gracias a los escritos de los misioneros Jesuitas y Dominicos principalmente, nos ha llegado información acerca de su modo de vestir, alimentación y algunas de sus costumbres, aunque hay que señalar siempre con el sesgo característico de una cultura totalmente diferente. Fue en los últimos dos siglos (1800-2000) principalmente, cuando los investigaciones y reflexiones acerca de las culturas indígenas que habitaron la península dieron como resultado un mayor interés de la población por conocer y comprender de una manera más objetiva, estas culturas que lograron con el paso de los siglos adaptarse a un medio hostil.

replica de hacha prehistorica2

Esta fascinación despertada ante el hallazgo de algunas puntas de flecha en 1977 en sus paseos por las cercanías de la ciudad de La Paz, especialmente durante sus caminatas por la playa El Conchalito, hace ya más de 35 años motivo en Casimiro Gardea Orozco, nacido en la Cd. de Chihuahua, Chih. Y avecindado en esta ciudad desde 1975, siendo sobreviviente del Ciclón Liza en 1976, por esta causa estando el internado en La ciudad de Los Niños y Niñas de La Paz y siendo aprendiz de Diseñador Gráfico en la imprenta, adquirió la costumbre de salir desde temprano los domingos a caminar por la playa . . .  durante estos paseos fue que encontró sus dos primeras puntas de flecha completas de un  tamaño aproximado a 4 pulgadas de largo en perfecto estado, siendo que él no conocía este tipo de herramientas, únicamente en el museo y en los libros,  dichas puntas se las mostro a una de las personas encargadas del internado que en unos de sus viajes a Italia las llevo quedando estas en las manos de una persona que trabajaba en uno de los museos de aquel país, de las cuales no volvió a saber de ellas, a cambio esta persona a su regreso le obsequio un cuchillo tallado de marfil que trajo de áfrica, a partir de ese entonces nació en el la costumbre de cada vez que salía a caminar… buscar y coleccionar piezas líticas, encontrando casi en su totalidad piezas fraccionadas o quebradas y esporádicamente piezas completas, su perseverancia le llevo a juntar más de 40 piezas completas en perfecto estado las cuales dono en el 2012 al Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para su exposición junto con un molar de camello prehistórico que encontró frente al antiguo hotel Gran Baja.

replicas liticas 001

Su labor creativa no concluyo con la entrega de esta colección, sino que al darse cuenta de que la mayoría de las puntas de lanza y flecha que se encontraba estaban partidas o quebradas tal vez por el uso que se les dio al ser arrojadas contra sus presas o a la hora de estar haciendo su percutido se le quebró al autor original de las mismas y en base a artículos publicados en libros por investigadores decidió realizar con la técnica de percutido algunas puntas de flecha que después de muchos intentos logro sus primeras replicas (por mencionarlas así pero en su caso son originales, por lo regular ninguna pieza es igual a la otra) durante varios años estuvo guardando estas piezas, no quedando satisfecho con esto empezó a fabricar también hachas, después le nació la inquietud de hacerlas de una manera más completa y comenzó a confeccionar arcos con sus flechas haciendo los amarres con cordel de pesca, pero esto tampoco le satisfacía y comenzó a investigar el tipo de amarres que los indios californios usaban, leyendo el algún libro que ellos hacían lasillos machando las raíz del cardón, choya, ocotillos y magueyes silvestres, tratando de simular esta técnica intento buscar la manera de hacer algo similar a los hallazgos en las excavaciones, incluso uso hoja de palma pero no le parecía bien, hasta que en una charla en internet con un coleccionista argentino este le dijo que en algunas culturas utilizaban la fibra de la hoja del plátano para vendar las heridas y en algunos caso los hilos de las hojas para hacer suturas craneales, que lo intentara de esta manera, así lo hizo logrando lasillos muy parecidos a los utilizados por los antiguos californios, confirmándolo después cuando se le permitió la entrada al laboratorio del Museo de Antropología e Historia de Baja California Sur para observar los lasillos que ahí conservaban de un faldellín pericué hecho con nudillos de carrizo de más de 700 años de antigüedad en cual se le solicito les elaborara con esta técnica para colocar en un maniquí de una mujer pericué  junto con un pectoral de concha de madreperla para su compañero.

replicas liticas 002

Ya logrado este paso comenzó confeccionar arcos completos con su flechas haciendo sus amarres con esta fibra de plátano poniendo mango a las hachas haciendo los amarres con esta fibra, logrando de esta manera piezas que envidiaría cualquier coleccionista de armas antiguas y así consiguió hacer su primera pequeña exposición durante el mes de mayo al mes de agosto de 2013 en Centro de Artes Tradiciones y Culturas Populares de Baja California sur.

REPLICAS LITICAS DE SUDCALIFORNIA 001

Casimiro Gardea Orozco presento esta serie de objetos con la finalidad de que las personas obtengan una imagen de cómo eran utilizados y la importancia que tenían para las culturas de los indígenas californios dedicados principalmente a la caza y recolección de frutos y semillas. Además esta piezas son concebidas por el autor como una artesanía diferente tal vez, pero no menos importante al ser hechos con enorme destreza y habilidad..

CASA DEL ARTESANO SUCALIFORNIANO 6

Reconocemos la constante labor de este artesano que nos ofrece una interesante visión de la cultura de los antiguos californios, esperando que hayan disfrutado de esta muestra del talento y creativad de este Sudcaliforniano por adopción.

Hoy sus piezas están a la venta en:
 La Casa del Artesano Sudcaliforniano
Parque Cuauhtémoc   Bravo y Mutualismo Frente al Malecón

CASA DEL ARTESANO SUDCALIFORNIANO 005 

ACAPULCO, ANIMALES CURIOSOS, ANIMALES RAROS, ARROWHEAD, ARTEROESCLEROSIS, ARTESANIAS, ARTRITIS, AUTOS, BAJA CALIFORNIA SUR, BOLETOS, CABO SAN LUCAS, CANCER, CANCER DE MAMA, CANCER DE PROSTATA, CAROTENO, CHIHUAHUA, CICLONES, CIELOS, COLESTEROL, CURIOSIDADES, DIABETES, DURANGO, EFECTOS, FENOMENOS, FERRETERIA, FONDOS, FOTOGRAFIA, FUTBOL, GARDEA, GLAUCOMA, GUADALAJARA, GUANAJUATO, HIPERTENSION, HOTELES, HURACANES, JAFRA, LA GRANDE DE MAZATLAN / LA PAZ, LA PAZ, LA PAZ B.C.S., LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR, LITICAS, LOS CABOS, MADERAS, MIGRAÑA, MUSICA, NANOTECNOLOGIA, NAVEGANTECALIFORNIO, NAYARIT, NIMALES CURIOSOS, NUBES, OAXACA, PIZZAS, PUNTAS DE FLECHA, QUEEN, REUMAS, RUPESTRES, SINALOA, SONORA, SOUTHAFRICA 2010, SUDAFRICA 2010, TEXTURAS, WALLPAPER, YOUTUBE, ZIHUATANEJO




					

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s