Un avión de la RAF descubierto en el desierto del Sahara casi 70 años después de su desaparición en 1940

No es exactamente como la secuencia inicial de “Encuentros en la Tercera Fase”, pero casi.
El Daily Mail informa que un trabajador de una petrolera polaca, Jakub Perka, ha descubierto un Kittyhawk P-40 en un estado de conservación “casi perfecto” que hizo un aterrizaje forzoso en el desierto del Sahara en 1940.
 “A pesar del impacto del accidente, la mayoría de los instrumentos de la cabina de la aeronave están intactas”, según la noticia.
No hay restos humanos pero sí hay signos del campamento improvisado cerca del avión. Los historiadores creen que el sargento de la RAF Dennis Copping, de 24 años, sobrevivió al accidente.
 
“Debe de haber sobrevivido al accidente, una foto muestra un paracaídas alrededor de la estructura del avión y supongo que el pobre tipo la utilizó para protegerse del sol”, ha dicho el historiador británico Andy Saunders. “La radio y las baterías estaban fuera del avión y parece que trató de conseguir que funcionasen.”
Las autoridades creen que Copping murió tratando de cruzar el desierto.
La ciudad más cercana del lugar del accidente se encuentra a 200 kilómetros de distancia.“Una vez que se había estrellado allí nadie iba a venir a buscarlo”, dijo Saunders. “Es más probable que tratara de salir del desierto, pero acabó caminando hacia su muerte.
El Museo de la RAF ya tiene planes para recuperar la aeronave.
 “El mundo de la aviación histórica es enormemente emocionado con este descubrimiento”, dijo Saunders.
“Este avión sigue aún en el mismo lugar donde se estrelló hace 70 años. No se ha escondido o enterrado en la arena, se ha quedado allí sentado. ““Se trata de una cápsula del tiempo absolutamente increíble, el equivalente de la aviación de la tumba de Tutankamón”, añadió.
En cualquier caso, las autoridades británicas creen que están en una carrera contra el tiempo. Temen que los lugareños se aceruqen a la aeronave recién descubierta y puedan saquear piezas y equipo. De hecho, según el Daily Mail, las armas del avión y municiones (que se han conservado perfectamente) ya han sido capturados por el ejército egipcio por “razones de seguridad”.
“El avión se encuentra en muy buen estado, pero por desgracia está siendo expoliado por parte de algunos vecinos que no lo consideran parte de su patrimonio, sino como un pedazo de basura que pueden tener algún valor como chatarra “, dijo Saunders.“Las cosas están sucediendo muy lentamente con la recuperación, sobre todo porque estamos en las manos de las autoridades egipcias”, agregó.“El Ministerio de Defensa tiene que actuar y sacar el avión de allí tan pronto como sea posible en lugar de embarcarse en una gran cantidad de apretones de manos y reuniones para discutir su futuro.”Pero, ¿qué pasó? ¿Por qué se estrelló el avión?“Al parecer, el piloto tuvo problemas y simplemete lo dejó caer en medio del desierto”, dijo Saunders.
 El Daily Mail da un poco de trasfondo a la naturaleza del papel de Copping en la Royal Air Force y lo que podría haber llevado al accidente:

    En 1942 fue miembro del 260 escuadrón de la RAF, una unidad de combate con sede en Egipto durante la campaña del norte de África.

En junio de ese año, los aliados se huían de Erwin “Zorro del Desierto” de Rommel y sus fuerzas alemanas.

El 28 de junio Ft. sargento Copping y otro piloto se encargaron de llevar dos  Kittyhawk P-40 dañados de una base aérea británica en el norte de Egipto a otra para su reparación.

Durante el corto vuelo el sargento Copping perdido su influencia, salió de su recorrido previsto y nunca más fue visto.

Se documentó en el momento en que hubo un fallo en su tren de aterrizaje delantero que no se retraía y la evidencia fotográfica sugiere que la aeronave tenía la rueda delantera hacia abajo cuando se estrelló.

También hay daños en el fuselaje, lo que coicide con la evidencia documentada del avión del  sargento Copping.El informe añade que la búsqueda se pondrá en marcha para encontrar los restos del aviador desaparecido.

“El piloto no está en el avión, pero hay evidencias que sugieren que se marchó de allí”, dijo el capitán Paul Collins, el agregado militar británico en Egipto, “es muy poco probable que podamos encontrar los restos”.
 
Se cree Cooping no tiene familiares cercanos vivos en el Reino Unido

La triste suerte del sargento de vuelo Copping

El 28 de junio de 1942, el sargento de vuelo Copping, de la DAF (Desert Air Force), despegó de la base 260 a los mandos del caza ET574. Le habían ordenado llevar ese caza, un Curtiss H87A-3 fabricado en los EE.UU., a un taller de reparaciones, en una base aérea de la retaguardia.
Quizá no sepan qué era un Curtiss H87A-3, pero es posible que P-40E, el nombre que le puso la USAAF, o Kittyhawk, el apodo que le puso la DAF, les suene más. Si no, no hay por qué preocuparse. Con que sepan que era un buen avión ya está todo dicho.
El caza que pilotaba Copping sido alcanzado por la artillería antiaérea alemana en una incursión sobre territorio enemigo. Tenía agujeros de ametralladora aquí y allá y aunque podía volar, no era apto para el combate. La misión de Copping no era nada del otro jueves; es más, era un regalo. Volaría de una base a otra, en un vuelo sin sobresaltos, y se alejaría doscientas millas del frente.
Así que, vuelvo al principio, el sargento de vuelo Copping dejó atrás la base 260 y se adentró en el desierto.
Todo hace pensar que Copping se perdió porque la brújula giroscópica del caza se había atascado (quizá ya estaba averiada al despegar). El sargento de vuelo descubrió que se había perdido, pero no sabemos cuándo. Quizá intentó dar media vuelta, o quizá siguió hacia delante esperando descubrir a los suyos.
Se quedó sin gasolina.
Hizo un aterrizaje forzoso donde pudo, sobre la panza del aeroplano. Si hubiera sacado el tren de aterrizaje, el avión habría volcado, se habría despedazado.
Copping sobrevivió. Tenía entonces veinticuatro años y toda una vida por delante. Era un muchacho inteligente, listo. Utilizó el paracaídas para abrigarse durante la noche y construyó con él una especie de toldo para protegerse del sol durante el día. Extrajo la radio del caza, las baterías, recompuso el aparato, intentó comunicarse con la base. Al día siguiente, creyéndola cerca, abandonó los restos de su aeroplano y se adentró en el desierto.
Nunca más se volvió a saber de él.
Hasta mediados del mes pasado, cuando, qué casualidad, un trabajador de un pozo de petróleo en medio del desierto, en Egipto, un tal Jakub Perka, polaco, descubrió los restos del Kittyhawk de Copping. Dejando a un lado algo de polvo y algo de arena, y el escacharramiento propio de un aterrizaje forzoso, el aparato estaba en perfectísimo estado.
Los militares egipcios han requisado las armas (seis ametralladoras pesadas) y la munición (unos doscientos cartuchos por ametralladora), por si acaso. También han puesto vigilantes para cuidar de los restos, porque el museo de la RAF (la Real Fuerza Aérea) en Hendon, al norte de Londres, ya ha enviado a una tropa de expertos para llevarse el aparato de vuelta a casa. La prensa británica busca parientes del sargento de vuelo Copping, para que hablen del nuevo héroe, mientras un destacamento de soldados egipcios patrulla veinte millas alrededor, por si dan con algún resto del sargento de vuelo, porque creen que Copping no pudo llegar más lejos andando.
Los aficionados a los aeroplanos también están de enhorabuena. Es muy raro dar con un avión de la Segunda Guerra Mundial en tan buen estado. En los foros de aviación, ya discuten unos si es un Kittyhawk Mk.I (posiblemente) o un Kittyhawk Mk.II, por ejemplo, de manera apasionada. Se buscan documentos que expliquen la historia del aeroplano: cuándo fue construido, cuándo atravesó el Atlántico, cuándo llegó al Mediterráneo, en qué escuadrón de caza sirvió (¿en uno inglés? ¿en uno australiano? ¿en ambos?)…
Pero de Dennis Copping hablan poco. Tengo que reconocer que, cuando vi las fotografías del avión, me quedé absorto. Qué maravilla, exclamé. Me fascinó la máquina, pero no pensé en el piloto. Y éste, el piloto, Dennis, un chaval de veinticuatro años, tuvo una muerte horrible y desesperada.
Había sido declarado desaparecido en combate esa misma noche de 1942, hace casi, casi, setenta años. Missing on Active Service. Flt. Sgt. D. C. H. Copping, se anunció. En agosto de 1943, lo declararon presumiblemente muerto en acto de servicio. Previously Reported Missing. Now Presumed Killed on Active Service. Flt. Sgt. D. C. H. Copping.

 

 

alguien a de recordadar esta escena en conocida pelicula . . .

video del avion . . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s